Farmacia antroposófica

Antroposofia, Medicina antroposófica, Medicamentos antroposóficos


Deja un comentario

El cuerpo eterico (I)

640px-Drops_Imapct

“Por lo tanto,  hemos de decir que el hombre lleva en sí mismo lo etéreo de índole individualizada.” Rudolf Steiner e Ita Wegman: “Fundamentos para una Ampliación del Arte de Curar”.

El cuerpo vital o cuerpo etérico

La ciencia espiritual, según expresa Rudolf Steiner, reconoce en el hombre, además del cuerpo físico, un segundo cuerpo: el cuerpo biofórico o etéreo. “El hombre tiene este segundo cuerpo o plexo en común con las plantas y los animales, pues es él quien estimula a las sustancias y fuerzas del cuerpo físico para que se configuren y den lugar a los procesos de crecimiento, propagación, circulación interna de la savia y demás fluidos, etc.; es pues, el constructor y artífice del cuerpo físico, su morador y arquitecto; de ahí que se pueda llamar réplica o expresión del cuerpo vital”.

Rudolf Steiner denominó cuerpo etérico al sistema formado por una unidad que rige mediante un orden y unas leyes a los seres vivos, a las plantas, a los animales y a las personas. Posteriormente, fue sustituyendo este término, que provenía de la nomenclatura teosófica, por el de cuerpo vital, que se ajustaba más a lo que él quería definir.

Sigue leyendo