Tratamiento farmacológico antroposófico del enfriamiento

coat-15845_1280

Este artículo se añade a los siguientes:

En el primero, además se aporta la visión antroposófica del catarro, a partir de la cual toma su sentido el tratamiento.

Volvemos a insistir en que solo se pretende compartir nuestra experiencia de farmacéuticos antroposóficos de más de 20 años.

En ningún momento lo que aquí se refleja se ha de tomar como una recomendación médica y siempre debe quedar claro que el empleo de los medicamentos se llevará a cabo, bajo responsabilidad propia y nunca han de sustituir la visita al médico, al cual se deberá acudir en caso de que los síntomas persistan o si se agravan.

Las indicaciones y posología indicada en este artículo están extraídos de los propios laboratorios, ya sea de su Vademécum o, en el caso de Weleda España de su prontuario.

Antigripales

Existen dos medicamentos de los laboratorios Weleda para combatir esta patología

Phosphorus comp. Complejo 026

Esta fórmula desarrollada por el propio Rudolf Steiner y que él denominó Infludo se compone de

Aconitum napellus D3 30%
Bryonia, radix D2 6%
Eucalyptus globulus, fol. D2 5%
Eupatorium perfoliatum D2 4%
Phosphorus D4 10%
Sabadilla officinarum, semen D3 10%

y Excipiente c.s.p. 100%

Sus indicaciones

En todas las formas de gripe: inflamación de las mucosas, cefaleas, mialgias.

Como profiláctico desde sus primeras fases, hasta la desaparición de los síntomas.

En niños y personas sensibles es conveniente sustituir este medicamento por el Infludoron que se describe más adelante

Orientación antroposófica

La combinación de estas plantas medicinales apoya la conciencia “debilitada” por las variaciones térmicas, la falta de luz y contaminación atmosférica, así como las variaciones higrométricas, promoviendo una recuperación del equilibrio ante las dinámicas metabólicas exacerbadas

Posología y modo de administración

Adultos mayores de 18 años: de 5 a 8 gotas gotas diluidas en un poco de agua, de dos a cuatro veces al día antes de las principales comidas.

En estado agudos de 5 a 8 gotas diluidas en un poco de agua cada una o dos horas o bien 60 a 80 gotas diluidas en un vaso de agua y tomarlo a sorbitos a lo largo del día.

Pacientes de 6 a 18 años: 3 a 5 gotas varias veces al día, sin sobrepasar el número de gotas diario equivalente al peso del paciente. La dosis diAdultos mayores de 18 años: de 5 a 8 gotas gotas diluidas en un poco de agua, de dos a cuatro veces al día antes de las principales comidas.  La dosis diaria en este caso también puede diluirse en un vaso de agua y tomarse a sorbitos a lo largo del día.

Contraindicaciones

Utilizar con precaución en embarazo y lactancia.

Advertencias y precauciones de uso

Contiene Fósforo en baja dilución por lo que debe ser administrado con precaución en pacientes sensibles, sobre todo a partir de las 18:00 horas

En determinados pacientes sensibles, especialmente tras la fiebre, pueden aparecer dolor de cabeza, estados de intranquilidad e insomnio.

No existen datos disponibles sobre su uso en niños menores de 6 años

Contiene etanol como excipiente.

Visión desde Farmacia Antroposófica

Esta genial fórmula diseñada por Rudolf Steiner combina los principios terapéuticos minerales y vegetales que ayudan a pasar una gripe o catarro. Nada más tomarlo se nota como el calor invade el cuerpo, más allá del contenido en alcohol que tiene la propia fórmula en sí.

Repasando cada uno de sus componentes.

Aconitum napellus D3 30%

De esta planta de la familia de las ranunculáceas se emplea la raíz, la más rica en alcaloides muy tóxicos como la aconitina. La raíz presenta una correspondencia con el sistema nervioso y en el caso del Aconitum se encuentra altamente desarrollada. En este blog ya se ha hablado repetidamente como las plantas venenosas, son aquellas que han sido astralizadas.

El Aconitum es capaz de controlar la irrupción del sistema metabólico en el sistema neurosensorial, que ya se explicó que formaba parte del desarrollo de la enfermedad gripal. Su empleo en una dinamización baja indica que aunque va a controlar el sistema nerviosos lo va a hacer en el metabólico.

También colabora en mitigar dolores y en reducir la fiebre.

Bryonia, radix D2 

La potente, suculenta y muy desarrollada raíz de esta cucurbitácea (familia de calabazas y melones) se emplea para favorecer el control de la circulación de los líquidos en el cuerpo.

En esta planta llama la atención el desproporcionado tamaño de su raíz, sobre todo teniendo en cuenta que lo que suele ocurrir en esta familia es el tamaño de los frutos, siendo sus flores muy pequeñas en comparación.

Desde el punto de vista de la medicina antroposófica se puede emplear allá donde se requiera “secar” porque exista una extravasación hacia lo intersticial extracelular como en las inflamaciones en los que interviene el sistema metabólico.

En este medicamento la Bryonia, de la que se emplea la raíz controla el organismo acuoso desbordado en el polo neurosensorial

Eucalyptus globulus, fol. D2 5%

El Eucaliptus cumple la misma función de desecar que se mencionaba en la Bryonia. En este caso se emplean las hojas, punto de encuentro de las fuerzas mineralizantes y las vitales. Es un árbol de gran vigor que en poco tiempo se desarrolla enormemente.

Además el aceite esencial que contienen en altas proporciones sus hojas es capaz de generar el calor, algo parecido a como lo hace el fósforo, otro de los ingredientes de este medicamento.

Eupatorium perfoliatum D2 4%

Esta  planta de las compuestas posee efectos sudoríferos y mucolíticos, es como si de, alguna manera poseyese la capacidad de expulsar los líquidos corporales. la homeopatía también la usa para combatir gripes. Además el Eupatorium es capaz de eliminar las molestias musculares que produce la gripe.

Phosphorus D4 10%

El fósforo es el calentador por excelencia y no es que elimine la fiebre, es que la hace innecesaria.

Sabadilla officinarum, semen D3 10%

Las semillas de esta liliácea portan lo que Rudolf Steiner denominó el proceso del arsenio. Este proceso aporta vitalidad a la persona  y le genera calor. Además reestablece el equilibrio de la circulación sanguínea mejorando así la perfusión de los órganos afectados en la gripe como es el caso de la mucosa nasal.

Es muy importante tomar el Infludo a los primeros síntomas, pudiendo, en ocasiones, evitar la instauración y desarrollo de la enfermedad.

Ferrum Phosphoricum Complejo 025

Al igual que la anterior el desarrollo de esta fórmula también se le debe al propio Rudolf Steiner.

Estos gránulos están indicados en niños, pero además son una alternativa al Infludo para personas sensibles, mujeres embarazadas y lactantes y aquellas que, por diferentes causas, no toleren el alcohol.

Su fórmula:

Aconitum napellus D4 1%
Bryonia, radix D1 0,60%
Eucalyptus globulus, fol. D1 0,50%
Eupatorium perfoliatum D1 0,4%
Ferrum phosphoricum D6 1%
Sabadilla officinarum, semen D1 0,10%

Excipiente (Sacarosa y lactosa)c.s.p. 100%

Sus indicaciones

En todas las formas de gripe: inflamación de las mucosas, cefaleas, mialgias.

Como profiláctico desde sus primeras fases, hasta la desaparición de los síntomas.

Como tratamiento coadyuvante de la neumonía en pediatría.

Orientación antroposófica

La combinación de estas plantas medicinales apoya la conciencia “debilitada” por las variaciones térmicas, la falta de luz y contaminación atmosférica, así como las variaciones higrométricas, promoviendo una recuperación del equilibrio ante las dinámicas metabólicas exacerbadas

Posología y modo de administración

Adultos y jóvenes de más de 12 años: 2 a 3 gránulos cada hora, dos horas

Niños entre 6 y 12 años de 1 a 2 gránulos cada hora, dos horas

Niños de 1 a 5 años de 1 a 2 gránulos 3 ó 4 veces al día.

Lactantes hasta un año un gránulo 3 a 4 veces al día,  también se puede poner la dosis diaria (3 ó 4 gránulos) que puede ser disuelta en el agua que toman.

Como preventivo

Se puede pautar en niños de 2 a 12 años, 1-2 gránulos al día en las temporadas de otoño e invierno.

En adultos que trabajan con pacientes durante las epidemias gripales 5-10 gránulos tres veces al día.

Advertencias y precauciones de uso

Es posible la aparición de reacciones de hipersensibilidad como, por ejemplo, erupción cutánea o urticaria. Contiene lactosa y sacarosa como excipiente.

Las formas farmacéuticas “trituraciones” y “gránulos” contienen lactosa como excipiente, lo que debe ser tenido en cuenta en pacientes con intolerancia hereditaria a galactosa, insuficiencia de lactasa de Lapp o malabsorción de glucosa o galactosa.

Visión desde Farmacia Antroposófica

Como se puede observar la fórmula es muy similar a la del Phosporus comp (026) con la única modificación de la sustitución del fósforo por el Ferrum phosphoricum, fosfato de hierro.

Este al contener hierro, favorece la respiración interna de la sangre aportando la luz y el calor al organismo enfermo. Al hacerlo de manera más suave que el fósforo en estado puro, lo pueden tomar personas con el sueño ligero que deben abstenerse de tomar el Phosphorus comp.

Tratamiento no farmacológico de la fiebre desde el punto de vista antroposófico

thermometer-869392_960_720

Este artículo se añade a los siguientes:

En el primero, además se aporta la visión antroposófica del catarro, a partir de la cual toma su sentido el tratamiento.

Volvemos a insistir en que solo se pretende compartir nuestra experiencia de farmacéuticos antroposóficos de más de 20 años. En ningún momento lo que aquí se refleja se ha de tomar como una recomendación médica y siempre debe quedar claro que el empleo de los medicamentos se llevará a cabo, bajo responsabilidad propia y nunca han de sustituir la visita al médico, al cual se deberá acudir en caso de que los síntomas persistan o si se agravan.

Las indicaciones y posología indicada en este artículo están extraídos de los propios laboratorios, ya sea de su Vademécum o, en el caso de Weleda España de su prontuario.

La Fiebre

Ante un enfriamiento uno de los primeros síntomas a tener en cuenta es la fiebre.

¿Qué es la fiebre?

La fiebre es una elevación de la temperatura corporal. Hasta 37,5ºC se puede considerar la temperatura como normal. Todavía por debajo de 38ºC se puede considerar febrícula, por lo que, realmente es, a partir de esa cifra lo que se considera una fiebre ya instaurada, siendo los 40ºC el valor de alarma que nos hará consultar al médico.

En lo primero que hay que insistir es que la fiebre no es una enfermedad, sino que es una sana reacción del organismo humano para curarse. Tal es su capacidad curativa, que ya el clásico aforismo griego decía “Dame el poder para generar fiebre y curaré cualquier enfermedad”.  Se ha comprobado que por cada grado que aumenta la temperatura corporal, el sistema enzimático, es capaz de duplicar la velocidad catalítica de reacción. Así todos los procesos se aceleran, con lo que se explica aquel dicho de las abuelas de que “cogió unas fiebres para crecer”.

Pero, además, a esa temperatura se les hace imposible el desarrollo a virus y bacterias, por lo que también es el arma más eficaz para luchar contra las infecciones. Además con el aumento térmico también se logra un incremento del metabolismo corporal, lo que facilita el catabolismo de las toxinas producidas por las bacterias o virus que han generado la enfermedad.

Estos son los argumentos  que se oponen a la tendencia imperante en la actualidad que busca eliminar mediante antipiréticos la fiebre a toda costa, como si fuese la elevación de la temperatura lo que hay que eliminar y no, la enfermedad que la produce.

Hay que decir que el fenómeno de la fiebre aparece más ligado a la infancia, aunque también los adultos pueden pasar un proceso febril

Todos conocemos las sensaciones de la fiebre como cursa con pérdida de apetito, debilidad y un cansancio tal que lleva a aquel que la padece a la necesidad de acostarse. Es como si la persona perdiese la capacidad para mantenerse de pie y todo le llevase a dirigir todas su energías a restaurar el equilibrio perdido por la enfermedad.

La fiebre desde el punto de vista antroposófico

El calor corporal se genera en nuestros órganos y es distribuido por todo el cuerpo; llega hasta nuestra piel donde tras ponerse en contacto con el mundo que nos rodea se disipa.

El ser humano no dispone de piel o pelo corporal, por lo que debe mantener su temperatura mediante la circulación sanguínea, el sudor y por supuesto, mediante su inteligencia en la medida que toma la decisión de elegir el vestido, que va a llevar en función del lugar en el que se encuentre y de las condiciones climáticas.

Desde el punto de vista antroposófico la fiebre es un incremento de la actividad del Yo (cuerpo calórico) que primero actúa  en el sistema metabólico donde rige la actividad destructora del ser humano y  posteriormente migra al sistema neurosensorial donde prima la actividad formadora. Este aumento de calor responde a la actividad del Yo que entra en acción para restaurar su dominio frente a los procesos anímico corporales que se encuentran desbordados.

¿Cuándo se debe consultar al médico por padecer fiebre?

Si se superan los 40ºC

En caso de superar la mencionada temperatura se debe acudir inmediatamente al médico.

Cuando se acompañe de otros síntomas

  • Tiritona mantenida.
  • Dolor de oídos y/o de garganta.
  • Diarrea o vómitos.
  • Erupción cutánea.
  • Rigidez de nuca (acudir inmediatamente a urgencias).
  • Si se superan los tres días con fiebre superior a los 39ºC.
  • Si con las medidas que se describen a continuación no se logra bajar la fiebre.
  • En niños menores de un año.
  • En niños que rechazan beber, por el riesgo de deshidratación que esto conlleva.
  • Se acompaña de síntomas de confusión.
  • En antecedentes de convulsiones.
  • Cuando se haya venido de países con enfermedades endémicas.
  • Siempre que se esté intranquilo.

Convulsiones febriles

Alrededor de un 4% de los niños menores de cinco años pueden convulsionar cuando la fiebre les sube bruscamente. Este hecho puede cursar con pérdida de consciencia, espasmos musculares, alteraciones respiratorias que pueden llevar al niño a la palidez azulada.

Suele ser un proceso autolimitado de corta duración, no suele superar los cinco minutos, aunque puede generar alarma pudiendo llevar a los padres a la sensación de que el niño se encuentra en riesgo vital. Se debe guardar la máxima calma posible y avisar a urgencias. En caso de que haya existido un episodio, en los siguientes episodios de fiebre siempre se debe consultar al medico.

Cuidados no farmacológicos de la fiebre

Vestirse y taparse

Se debe adaptar la cantidad de ropa a poner a la temperatura ambiental, por lo tanto se debe estar tapado pero evitando el exceso de abrigo para no favorecer la acumulación de calor.

Ventilar la habitación donde se encuentra el enfermo, pero evitando corrientes.

No olvidarse de la cabeza  poniendo en gorro, en caso de riesgo de frío en la cabeza y tapar el cuello siempre

Debe asegurarse es el calor en las extremidades.

Alimentación durante la fiebre

No se debe forzar la ingesta de alimentos a una persona con fiebre, dado que el sistema metabólico está “ocupado en otros menesteres”, pero si se les debe ofrecer líquido como, por ejemplo, zumos de manera continuada.

Los alimentos que se sugieren es fruta, compotas, patatas y, en cambio se deben evitar las carnes y los embutidos.

También se debe favorecer una regularidad en las deposiciones.

Otros cuidados

Evitar el uso de pantallas e incluso no se debe leer, aunque resulta muy positivo que se le lea o que se le cuenten cuentos al niño.

En el caso de niños enfermos es importante la compañía de un adulto de referencia que le aporte seguridad y confianza.

Si el enfermo lo permite es muy sanador cantar o tararear melodías con él.

Mantener una adecuada higiene bucal, no olvidar lavarse los dientes y enjuagarse.

También se debe vigilar la hidratación de los labios, que sufren las consecuencias de una elevada deshidratación por alta temperatura.

Aunque este botiquín no tiene en cuenta los medicamentos convencionales, queremos destacar que en este tipo de procesos puede aparecer una complicación vírica que no se debe combatir con antibióticos, dado que podrían agravar la patología. Este grupo terapéutico debe quedar relegado para cuando un médico lo prescriba por el riesgo real de una complicación bacteriana.

Aplicaciones y otros cuidados externos

Este texto está basado en en el libro “Anthroposophische Arzneitherapie für Ärtzte und Apotheker” de la Dra Michaela Glöckler.

Es una forma sencilla y eficaz de abordar la fiebre.

Pediluvios de temperatura creciente

Este sencillo método resulta muy efectivo, siendo una de las mejores formas de mediante un remedio casero elevar la capacidad inmunitaria del cuerpo. Deben abstenerse aquellas personas que tengan problemas de retorno venoso, o aquellas que tengan heridas en esa zona. Es importante que la parte corporal superior de la persona quede bien abrigado.

Sentado cómodamente frente un barreño o bidé en el que quepan los dos pies se introducen estos en un agua a una temperatura de 33ºC que cubra hasta el comienzo de la pantorrilla. Mediante una jarra se va incorporando agua caliente, cuidando de no quemarse, especialmente en caso de niños, dejando que la temperatura aumente hasta un máximo de 40-41ºC. Para controlar la temperatura es útil ayudarse de un termómetro.

El proceso puede durar unos 15 a 20 minutos, posteriormente secar bien y cubrir con unos calcetines calientes y favorecer el descanso y sueño.

Pomada de cobre en los pies

El cobre es un elemento dinamizador del calor. Capaz de atravesar la piel cuando se aplica en forma de pomada, produce una vasodilatación inmediata que mejora la perfusión sanguínea desde los pies donde se aplicado hasta las mucosas de la nariz.

Aplicación de un aceite esencial de lavanda por el pecho

El aceite esencial de lavanda es antiespamódico, por lo tanto, capaz de eliminar las tensiones y relajar, algo necesario en el convulso organismo del que padece fiebre.

Para ello se pueden emplear tres gotas de este aceite esencial puro en un aceite vegetal vehiculizante, preferiblemente el de caléndula ecológico. Con esta mezcla friccionar suavemente el pecho.

Posteriormente dejar conciliar el sueño al enfermo que actuará de manera restauradora.

Compresas en las pantorrillas

En fiebres superiores a 39,5ºC y, una vez asegurado que ha finalizado el ascenso de esta se puede recurrir a las compresas en las pantorrillas.

Los pies han de mantenerse calientes, para lo que puede ser de utilidad el empleo de una bolsa de agua caliente.

Se sumerge un paño de algodón o lino de un tamaño que permita cubrir las pantorrillas desde los pies hasta las rodillas, en agua ligeramente por debajo de la temperatura corporal de la fiebre. Se escurre el paño, y se le pone al enfermo dándoles dos vueltas a su pierna, posteriormente se sujeta con unos calcetines de lana o, en su defecto con una manta.

Se deja puesto unos diez minutos y se retira antes de que se haya secado el paño o antes de que se hay calentado. El proceso se repite tres veces. ES muy importante lavar bien los paños que se han empleado.

Se puede evaluar la eficacia de este método tomando la temperatura antes y media hora después de la envoltura. Con cierta frecuencia el paciente se duerme aliviado, y  no conviene despertarlo para tomarle la temperatura.

Esta manera de bajar la fiebre es  efectiva, y cuidadosa con el enfermo, ya que no hace descender la temperatura más allá de un grado, lo que permite mantener el proceso curativo, al mismo tiempo que resulta un alivio.

Conclusión

Aunque la tendencia actual es combatir la fiebre a toda costa, desde las filosofía antroposófica se recomienda acompañar esta reacción curativa del organismo humano y mantener la calma acompañando al enfermo que está llevando un proceso que le hará sanar en mucha mayor profundidad. No es tan importante la toma continuada de la temperatura, como la observación y acompañamiento del estado general del paciente para vigilar el correcto desarrollo del proceso sanador.

Patologías invernales desde el punto de vista antroposófico Medicación antroposófica: Prevención

little-girl-1082512_960_720-2

Las indicaciones y posología indicada en este artículo están extraídos de los propios laboratorios, ya sea de su Vademécum o, en el caso de Weleda Españade su prontuario.

Volvemos a insistir en que solo se pretende compartir nuestra experiencia de farmacéuticos antroposóficos de más de 20 años.

En ningún momento lo que aquí se refleja se ha de tomar como una recomendación médica y siempre debe quedar claro que el empleo de los medicamentos se llevará a cabo, bajo responsabilidad propia y nunca han de sustituir la visita al médico, al cual se deberá acudir en caso de que los síntomas persistan o si se agravan.

Desde Farmacia Antroposófica trataremos de dar la explicación poniéndolo en el contexto de la visión que se dio para el resfriado desde el punto de vista antroposófico que se describió en el artículo Patologías invernales desde el punto de vista antroposófico (Introducción y medidas no farmacológicas).

Para hacerlo de manera más sencilla se irán presentando en función de la patología:

Como preventivos

Número de Compuesto 770 60 ml

Ferrum phosphoricum D6
Ferrum sidereum D10
Prunus spinosa D1

AA

Indicaciones

Prevención de estados gripales en pacientes con predisposición, personas de tercera edad y pacientes debilitados.

Orientación antroposófica

La medicina antroposófica contempla el estado de resfriado como un predominio de las tendencias metabólicas sobre las funciones neurosensoriales y su correspondiente dificultad para la distribución del calor en el organismo.

Esta combinación de minerales y planta medicinal actúa en el sentido del apoyo del Yo.

Posología y modo de administración

Tomar de 10 a 15 gotas dos o tres veces al día, disueltas en un dedo de agua.

Contraindicaciones

En la actualidad no existen datos disponibles que permitan establecer contraindicaciones

Visión desde Farmacia Antroposófica

Este medicamento contiene la combinación de dos hierros:

Ferrum phosphoricum

Es Fosfato férrico, FePO4.

Desde el punto e vista de la antroposofía el hierro está relacionado con la voluntad y con las fuerzas marciasles, es decir aquellas que nos pueden defender del exterior.

El fósforo es el portador de la luz y el calor. Por tanto, el gran calentador.

Esta sal reúne  la fuerzas de Marte presentes en el hierro con el fósforo, portador de la luz y del calor, que vehiculiza al Yo de la persona. Este es capaz de diferenciar lo que le pertenece a la persona de lo que le es ajeno, por lo que es fundamental para el correcto funcionamiento del sistema inmune, y, por tanto, para el correcto funcionamiento de las defensas.

Ferrum sidereum

El hierro meteórico se emplea para el elevar el estado anímico y para aportar las fuerzas que posibilitan enfrentar las dificultades que trae la vida, como pueden ser el caso de una enfermedad.

Ambos hierros se encuentran en potencias medias con lo que sus acciones se dirigen fundamentalmente al sistema rítmico.

Prunus spinosa

El endrino permanece con todas sus fuerzas vitales durante el invierno aletargadas a la espera de la primavera en la que explota en una bella floración blanca. Esa energía vital que almacena cuando se prepara en forma de medicamento antroposófico mediante los procesos farmacéuticos es capaz de transmitirse al ser humano. Su baja dilución remite a su acción en el sistema metabólico, lugar donde según la ciencia espiritual reside la voluntad. Así puede ir destinado a combatir la astenia que se produce cuando los días acortan y existen menos horas de luz.

Kalium phosporicum comp Número de Compuesto 770, Neurodoron 30 g

Aurum metallicum D10
Ferrum sulfuricum silicicum D3
Kalium phosphoricum D6
AA

Indicaciones

Estados de agotamiento nervioso (por ejemplo durante exámenes y oposiciones). Nerviosismo, estados de pánico e intranquilidad, estados depresivos, hipotensión y cefaleas durante la convalecencia. También escolares entre 7 y 12 años.

Orientación antroposófica

Medicamento para la armonización y estabilización de las actividades anímicas y corporales, cuando hay una sobreactividad del sistema nervioso

Posología y modo de administración

Una cucharilla-dosis, de tres a cuatro veces al día antes de las principales comidas, dejando disolver bajo la lengua o disuelta en agua. En estudiantes una cucharilla-dosis por las mañanas y otra antes de hacer los deberes escolares.

Contraindicaciones

En la actualidad no existen datos disponibles que permitan establecer contraindicaciones.

Contiene Lactosa:

Las formas farmacéuticas “trituraciones” y “gránulos” contienen lactosa como excipiente, lo que debe ser tenido en cuenta en pacientes con intolerancia hereditaria a galactosa, insuficiencia de lactasa de Lapp o malabsorción de glucosa o galactosa.

Visión desde Farmacia Antroposófica

El comienzo de la descripción de la patogenesia del enfriamiento desde el punto de vista antroposófico parte de un agotamiento del sistema neurosensorial, Por ello, aunque en la descripción del laboratorio Weleda no aparece la indicación de preventivo de catarro, este medicamento se ha empleado para pacientes con una hiperactividad intelectual, como el del trabajo con ordenadores que llevan a un desgaste que en muchas ocasiones cursa con una labilidad que lleva al enfriamiento ante la más mínima exposición a las bajas temperaturas.

Contiene

Aurum metallicum D10 

El oro y más en esta dilución (D10) está dirigido a mejorar la función cardiaca; al apoyarla puede mejorar su papel mediador entre el agotamiento del sistema neurosensorial y la actividad vivificante del sistema metabólico.

Ferrum sulfuricum silicicum D3

A este compuesto se le ha dedicado un artículo completo.

Su papel es análogo al del oro, siendo capaz de equilibrar la aparición del metabolismo regenerador en el agotado sistema neurosensorial.

Kalium phosphoricum D6

Es el nombre latino del fosfato potásico. El fósforo vuelve a tener un papel de aumentar el calor. En esta sal se combina con el el potasio, del cual ya se mencionaba su relación con el cuerpo vital y regenerante en este artículo. Por lo tanto, esta sal combinaría de manera magistral el poder impulsor de ambos compuestos.

Otros medicamentos no antroposóficos pero que consideremos de gran utilidad

La deirección de los laboratorios Weleda ha reducido su Vademécum en España como parte de su estrategia comercial dejando de comercializar determinados medicamentos. Lamentablemente en nuestro país no contamos con otro laboratorio que elabore y por ello desde farmaciaantroposofia.com queremos brindar ofrecer alternativas que deja este hueco:

Echinamed (Laboratorios Vogel)

La equinácea es una planta que se viene empleando de manera tradicional por los indios de Norteamérica. Ha demostrado una gran eficacia antiviral y antibacteriana, entre otros efectos, por su capacidad para estimular el sistema linfático.
Existen varias en el mercado, la razón de elegir ésta es porque se elabora a partir de planta fresca, de recolección reciente y de cultivo biológico.

Esta planta de la familia de las compuestas en su primer verano de vida, apenas sobresale del suelo una pequeña roseta de hojas, mientras que ya en ese momento cuenta con una desarrollada raíz. En un segundo año desarrolla un tallo casi leñoso de hasta metro y medio, que culmina en verano con una flor de olor característico, mientras en ese momento aparece en la raíz un sabor ácido e irritante.

En la Echinacea, como en el árnica, se manifiestan las fuerzas estructurantes del silicio que llevan a la solidificación de las partes duraderas de la planta llevando a generar raíces y tallo de casi madera, algo extraordinario en una planta herbácea. Esas fuerzas de conservación son las mismas que requiere una persona para aumentar su inmunidad-

Dosificación (recomendada por el fabricante)

Como prevención se tomará un comprimido al día y como tratamiento uno en
desayuno, comida y cena. En caso de tomarlo en gotas, forma que recomendamos, la dosis sería de 25 gotas por toma y con la misma frecuencia.

Existe una presentación para adultos y otra para niños de 6 a 12 años de las que la pauta es la misma.

Oscillococcinum (Laboratorios Boiron)

No puede faltar en una relación de un botiquín para prevenir y tratar enfermedades invernales el Oscillococcinum.
Este es uno de los medicamentos homeopáticos más clásicos y empleados. Se compone de un lisado de hígado y corazón de un tipo de pato (Anas barbarie) a una altísima dilución (200K)

Dosificación(recomendada por el fabricante)
  • Como preventivo tomar un envase unidosis a la semana.
  • Ante los primeros síntomas, tomar un envase unidosis lo antes posible (un tubo). Si es necesario, repetir la toma cada 6 horas, 2 ó 3 veces.
  • En un estado gripal declarado: Tomar un envase unidosis por la mañana y otro por la noche durante 3 días.

Hemos de decir que cuando se pregunta por los fundamentos de este medicamento al laboratorio se acogen a la experiencia clínica que lleva a emplear una dilución tan alta. También hablan de ensayos llevados a cabo en los que se demuestra del aumento de linfocitos en sangre tras la toma de Oscillococcinum. Sin embargo, desde farmaciaantroposfia.com, cuya intención es siempre fundamentar las recomendaciones que llevamos a cabo, no podemos dar ningún argumento para indicar su empleo, aunque por su popularidad lo incluimos en esta relación.

Munostim (Laboratorios DHU)

Este es un producto homeopático de los laboratorios DHU en su gama infantil de la línea Mama natura.

Esta compuesto de

Echinacea angustifolia TM

Thuja D2

Propolis D3

Eleutherococcus D1

Las propiedades de la equinácea se han descrito anteriormente.

La Thuja canadiensis se emplea como antiinflamatorio, especialmente en piel y mucosas. Observada, desde el punto de vista antroposófico, se puede obsrvar que posee un inusitado crecimiento para lo acostumbrado en su familia las cupresáceas, manifestándose esto en la formación de hojas planas y no de agujas como es lo frecuente en esta familia. Otra propiedad de la tuya es que en lugar de aceites esenciales cuenta con alcanfor y sustancias alcanforadas, que son de, alguna manera, calor condensado. De esta relación con el calor  surgen las propiedades terapéuticas de la Thuja le lleva a ser una planta capaz de controlar los efectos de sustancias ajenas que mantienen propiedades en el interior de un ser humano.

El própolis es un producto que elaboran las abejas con el fin de proteger a toda la colmena de posibles infecciones. Es uno de los mejores antisépticos naturales, antibacteriano y antiviral que se conocen.

El Eleuterococo es una planta con propiedades adaptógenos y regeneradoras, es decir es capaz de mejorar el estado general del niño.

Lo pueden tomar niños a partir de un año, siendo la pauta en fase aguda de 5 gránulos 3 veces al día y empleando la misma dosis, pero solo dos veces al día como preventivo.

Deben abstenerse los niños que presenten hipersensibilidad a la equinácea o a otras plantas de la familia de las compuestas.

Es de los pocos medicamentos para que los niños de corta edad puedan aumentar sus defensas, por lo que lo incluimnos en esta relación. Lo que lamentamos es que entre sus excipientes se encuentre el Xilitol.

El fósforo en los medicamentos antroposóficos

streichholz

El Fósforo

El fósforo aparece en tres formas diferentes en la naturaleza, en concreto, aparece con tres colores distintos: el rojo, el negro y el blanco. Este último, el fósforo blanco es el que se emplea para uso terapéutico.

Es un mineral de gran reactividad y es capaz de reaccionar hasta llegar a la explosión y a la autocombustión. Sin embargo, ello no sucede bajo el agua, elemento en el que no presenta ninguna reacción.

El fósforo posee una especial relación con la luz, siendo esta cualidad la que le dota de su propiedad de fosforescencia, esto es, la capacidad de absorber la energía, retenerla y mostrarla posteriormente en otra onda lumínica.

Esta sustancia, sin embargo, resulta muy venenosa para el ser humano quien en una medida, no puede dominarla. A continuación veremos que, a pesar de ello, el ser humano se beneficia y mucho del fósforo.

Visión antroposófica Fósforo

El fósforo actúa en el organismo humano aportando la luz y el calor, impulsando con ello a la encarnación de nuestro Yo, cuerpo superior, en los restantes cuerpos sutiles, en el cuerpo astral, en el cuerpo etérico y en el cuerpo físico.

Desde la salutogénesis el fósforo puede modificar, cuando ello sea requerido, la relación entre los cuatro órganos constitucionales del ser humano. Y ello, pues el fósforo posee diferentes efectos terapéuticos en función de la edad.

El Fósforo en el organismo

¿Dónde se encuentra?

En el organismo encontramos el fósforo ligado a diferentes elementos y muy distribuido, pero siempre lo encontramos relacionado con el Yo.

Por un lado, configurado como fosfato de calcio es el constituyente principal de los huesos, que obedecen a la estructura del Yo.

Por su parte, en el cerebro también encontramos este elemento unido a grasa en los fosfolípidos. También aquí está muy relacionado con la máxima actividad del Yo, que es el pensar.

También forma parte de la moneda de intercambio energético el ATP (Adenosin trifosfato).

 

¿Qué funciones realiza?

El fósforo juega un importante papel en el metabolismo, en concreto, en su relación con todos los nutrientes y los compuestos que penetran en nuestro cuerpo.

Desde el punto de vista antroposófico, esto se enlaza con la idea de que todo aquello que penetra en nuestro cuerpo ha de ser “yoizado”.Y así es como se llevan a cabo los procesos de fosforilación en los hidratos de carbono, como las glucosa 6 fosfato, las grasas, donde se pueden ver los fosfátidos, como la lecitina y las proteínas, destacando la caseina.

 

El Fósforo como elemento terapéutico

Indicaciones para los que se puede emplear el fósforo

En el ámbito espiritual anímico

El fósforo se puede emplear para estimular el desarrollo de la conciencia, el despertar y la concentración. De hecho, un déficit de fósforo lleva a estados de ensoñación diurnos y a una incapacidad para la actividad intelectual.

Además, el fósforo aporta sensibilidad y fantasía, optimismo y una sana autoconciencia.

En el ámbito funcional

Al estimular la respiración y el movimiento circulatorio, el fósforo también lleva las fuerzas del Yo a la zona metabólica. Y al aumentar la presencia del Yo en el día, permite la profundización en el sueño durante la noche.

Igualmente el fósforo estimula la formación ósea y sanguínea, con lo que sus efectos terapéuticos ayudan a fortalecer aquellas constituciones debilitadas.

También se emplea fósforo cuando existe un predominio de la actividad astral sobre la organización del yo, ayudando en ese caso a controlar las emociones como el miedo y la angustia.

En el tratamiento de patologías concretas, el fósforo se emplea para el tratamiento de la diabetes, que desde el punto de vista de la medicina antroposófica se considera como una debilidad del Yo.

En el tratamiento de los enfriamientos, se emplea el fósforo como portador del calor, y actúa de calentador, haciendo así innecesaria la fiebre. El fósforo actúa como febrífugo, sin embargo, no elimina la fiebre, como hacen los antitérmicos, sino que la sustituye por el calor del fósforo.

Dinamicas del Fósforo según Rudolf Steiner

Como siempre en el caso de la farmacología antroposófica la capacidad terapéutica del fósforo reside en las fuerzas y dinámicas que encierra.

Dinamica descendente del fósforo

Cuando el fósforo porta el Yo hacia el cuerpo físico actúa como incendiario y va mineralizando, hasta que se materializa en el esqueleto, impronta de lo espiritual en lo físico. En este camino los cuerpos astral y etérico han sido desplazados.

Dinamica ascendente del fósforo

Cuando el fósforo sube hacia el polo neurosensorial otorga la autoconciencia, que es la luz interna a los procesos de pensamiento y percepción.

Es el proceso inverso al anterior, yendo de lo material a lo espiritual. Es un camino vertical, algo propio del Yo, que es el responsable de la postura erecta del ser humano.

Medicamentos antroposóficos que contienen Fósforo en el Vademécum antroposófico español

Agaricus comp /Phosporus Número de complejo 192

En este medicamento el fósforo actúa sobre la actividad de la encarnación del yo, tan importante en la formación ósea. Dirige la materialización del yo, estructurando la formación ósea. Por ello se emplea en la terapéutica de osteoporosis, osteopenias, tuberculosis óseas.

Antimonium tartaricum/Phosporus Número de complejo 928

En este medicamento el fósforo actúa dirigiendo la inflamación, fenómeno metabólico, alejándola del sistema rítmico. Por ello, es útil para tratar las enfermedades pulmonares y bronquíticas, en las que se dan, desde el punto de vista antroposófico fenómenos metabólicos en el sistema rítmico.

Ferrum Sidereum D12/ Phosphorus D6/ Silicea D12  Número de complejo 786

El hierro y el fósforo apelan y refuerzan la organización del Yo para que su dinámica descendente se mantenga y penetre organizando los cuerpos suprasensibles durante el proceso infeccioso. La sílicea actúa de elemento estructurante.

Se emplea en procesos infecciosos virales en fase aguda y en convalecencias prolongadas, así como en el tratamiento de base en enfermedades autoinmunes.

Phosphorus D25 Sulfur D25 Número de complejo 624

Aquí el Sulfur actúa junto al fósforo en una alta dilución homeopática, es decir, para lograr controlar lo contrario de lo que producen en dosis bajas. El azufre tomado en dosis sustanciales es capaz de activar el inconsciente y dejar a la persona en un estado de ensoñación y el fósforo en esas mismas cantidades, produce una cierta excitación. Por ello, en alta dinamización, logran un efecto opuesto controlando la hiperexcitación y el exceso de pensamientos que pueden llevar a las pesadillas y obsesiones nocturnas.

Phosporus comp (Infludo) Número de complejo 026

En este medicamento antigripal dictado por Steiner el fósforo se acompaña de varias plantas. Aquí el fósforo actúa como portador del Yo para aumentar el calor en un organismo enfriado.

Phosporus D6

Por las propiedades terapéuticas que se mencionaron antes, el fósforo se emplea como tratamiento de base para muchas patologías que requieren de una presencia mayor del Yo: Somnolencia generalizada, diabetes, enfermedades artrósicas, amenaza de aborto, eneuresis, nocturna, despertares difíciles, etc

 

 

Ferrum sulfuricum silicicum Biodoron

brain-1845962_1280

 

La migraña

Aunque el presente documento trata de la farmacología y del medicamento conocido como Biodoron o Kephalodoron no se pueden describir sus acciones terapéuticas sino se presenta la visión antroposófica de la migraña:

Es una patología cuya patogenesia se relaciona con espasmos en los vasos sanguíneos cerebrales.

Este hecho queda constatado por la acción paliativa de los medicamentos vasodilatadores como los alcaloides del cornezuelo del centeno o de la cafeína.

Sin embargo, estos medicamentos que poseen la capacidad de eliminar el dolor en un ataque de migraña no son capaces de curar la enfermedad de una manera definitiva y si se emplean durante tiempo acaban causando un indeseable efecto rebote, pudiendo hacer mucho más difíciles de tratar los brotes.

Esto demuestra con claridad que los fenómenos vasculares son síntomas y no representan la causa profunda de la patología.

Descripción antroposófica de la migraña

En la actualidad ya no queda ninguna duda de la naturaleza metabólica de esta enfermedad, hecho que ya expuso hace casi un siglo Rudolf Steiner.

Existe una relación con diferentes órganos, como con la vesícula biliar, el hígado o con el ciclo menstrual.

Muchos de los pacientes que sufren de este trastorno reconocen las relaciones con determinados alimentos como los ricos en tiramina (chocolate, embutidos y quesos fermentados

Cuando no hemos podido digerir correctamente determinados alimentos llevando este proceso hasta el final, parte de su vitalidad queda todavía latente en nosotros. Por ejemplo, en el caso de carnes a las que no se ha conseguido desproveer de sus fuerzas astrales puede hacer que estas  puedan llagar hasta la sangre y llevarlas hasta diferentes órganos, como es el caso del cerebro.

En la zona cefálica no deben existir impulsos vitales, ni fuerzas metabólicas, ya que en caso de que estas existan hará aparición la migraña. Así esta invasión es la que causa el dolor y la que impide el pensar con claridad, llegando en los casos más graves a ser incapacitante.

Por tanto, podríamos resumir en que es un fenómeno digestivo desplazado al cerebro.

Esto se demuestra también por una actividad metabólica que da como resultado  la formación de aminas vasoactivas, como la adrenalina, la serotonina, la histamina y la triptamina con diferentes y antagónicos efectos en el aparato vascular cerebral.

La terapia antroposófica de la migraña-El Biodoron

Conocemos el proceso de diseño de este medicamento gracias a unas notas manuscritas del propio Rudolf Steiner. Sus escritos además han sido interpretados por Oskar Schmiedel y Ludwig Noll

Recibe nombres diferentes en función de los países:

Kephalodoron en Alemania que significa “Don para la Cabeza”,

Biodoron:  en Francia “Don para la Vida”

Esto habla de como cada cultura integra la maravillosa fuerza curativa de este medicamento , que para los alemanes le ayuda a tratar la parte más propia suya como es la razón.

Mientras los franceses mucho más vitalistas y los españoles arrastrados por ellos lo consideramos un auténtico don para la vida

Es uno de los medicamentos centrales de la Medicina antroposófica.

La terapéutica se debe orientar hacia los tres sistemas

No se trata de eliminar el metabolismo desbordado, dado que eso eliminaría la vitalidad que está requiriendo el sistema neurosensorial, sino de limitarlo y reconducirlo hacia su correcto lugar, el polo inferior.

Estimulación de la función neurosensorial

Que se lleva a cabo por el modelo silicia, el cuarzo que aporta estructura

Transformación de la función rítmica

El sistema rítmico media entre las dos polaridades la metabólica y la neurosensorial. La primera función prima en la parte cardiaca, mientras que la segunda lo hace en la respiratoria.

La curación de la migraña pasa porque este sistema controle el exceso metabolismo de la cabeza y pueda transformarlo en función respiratoria.

La transformación y detoxificación fiisiológica de los metabolitos se lleva a cabo por el hierro que comparte con el sistema rítmico sus dos direcciones, a través de la hemoglobina, pigmento respiratorio y de la bilirrubina, pigmento biliar que interviene en la función digestiva

Dirigir lo metabólico-digestivo hacia su polo

El azufre es el arquetipo representante de  las funciones correctas de lo metabólico, por eso debe incluirse en el medicamento que trate de corregir la migraña.

Además hay que procurar corregir la transformación de sustancias en el sistema nervioso.

El Biodoron -Proceso de fabricación

El proceso de fabricación de un medicamento debe ir destinado a potenciar todas las capacidades terapéuticas de una sustancia.

Cuando hablamos de una sustancia nos referimos a su esencia, a lo que permanece de un ser más allá de su estado. Es la forma terrestre, la apariencia material, la marca visible.

Proceso se deriva de la palabra latina procedere, y nos denota la idea de desarrollar, avanzar, realzar. Es la transformación a un estado superior, la purificación, la posibilidad de favorecer el nacimiento.

Estas dos ideas son las que se han de recoger en la transformación de una materia natural en un medicamento. Aquí se puede recoger la frase de Paracelso de que los medicamentos son sustancias que la naturaleza propone y que el hombre mediante a su inteligencia consigue llevar a su término.

Rudolf Steiner no dio la indicación concreta de como proceder a la fabricación del Ferrum sulfuricum, por lo que ha sido un desafío para los farmacéuticos que le han dedicado décadas de estudios a ello.

El que se emplea en los laboratorios Weleda procede de la disolución del mineral de la Siderita (Carbonato de hierro) en ácido sulfúrico.

El proceso de formación del ácido sulfúrico es el siguiente.

Se parte de un azufre en polvo,que se incinera en contacto con el aire. Así se dióxido de azufre SO2, este en un segundo proceso de combustión pasa a SO3. En este paso se liberan imponderables como calor y luz. A continuación se sumerge siderita en el ácido sulfúrico, y tras  la aplicación de  nuevo de calor aparece de manera espontánea una reacción borboteante en la que se elimina dióxido de carbono y el mineral queda reducido a polvo. Posteriormente se deja purificar varias semanas pasando este polvo de un calor marrón a un verde esmeralda muy oscuro, prácticamente negro. Posteriormente se filtra y se cristaliza obteniéndose unos cristales de un azulado traslúcido. Es conocido como el VITRIOL verde.

Para los alquimistas fue una de las sustancias consideradas como piedra filosofal.

La palabra VITRIOL es un acróstico que significa;

Visita

Interiora

Terrae

Rectificatur

Invenies

Ocultum

Lapidem”

(Visita el interior de nuestra tierra, que rectificando encontrarás la piedra oculta).

Los las siete puntas de la estrella alquímica, que representan los siete metales y los siete planetas.

Una de las interpretaciones de esta sentencia que hace el Dr. Wolfram Engel es que la visita al  interior de nuestra tierra, consiste en encontrar aquellos materiales naturales que nos encontramos en nuestro planeta, luego han de ser tratados (rectificados) en el laboratorio para obtener el medicamento.

Para los alquimistas nunca existió separación entre la realidad exterior, macrocosmos con los procesos interiores del hombre, microcosmos. Y por ello volvemos a que todo se encuentra dentro.

Posteriormente se mezcla con el cuarzo

El vino

Es quien le aporta a este medicamento la parte etérica. El tronco de la vid es un leño aparente desvitalizado y lignificado que con la llegada del calor estalla en una explosión de vida, con unas hojas verdes y unos grandes racimos de un fruto, la uva llena de un líquido muy azucarado. Esta exuberancia es la que llevo a Steiner a formularlo para aportar el ingrediente vital al Biodoron.

También conviene destacar que la vid es una planta con unas interesantes fuerzas astrales que se manifiestan en las uvas y en el proceso de la fermentación alcoólica que da origen al vino.

La miel

La miel ayuda al proceso de transformación.

La abeja recolecta el polen de la flor y lo transforma en miel que  deposita en las celdillas de la colmena.

El insecto individual no puede sobrevivir y solo lo puede hacer perteneciendo a una colmena. En los meses de crudo invierno cuando la temperatura desciende, el conjunto de abejas baten sus alas para producir calor en la colmena y mantenerla a una temperatura de 20-22ºC. Ese comportamiento le acerca a un nivel superior del reino animal al comportarse en el conjunto como un ser homeotérmico.

En su proceso de producción de la miel toma las fuerzas formadoras etérico astrales  de la flor, la parte sulfúrea de la planta,las transforma y las deposita en esas celdillas hexagonales, forma geométrica que nos recuerda al cuarzo y con ello a las fuerzas cósmicas.

Rudolf Steiner dice en su libro Fundamentos para una Ampliación del Arte de Curar de la miel que capacita a la organización del Yo para ejercer el dominio necesario sobre el cuerpo astral y, de ese modo, quitarle su relativa autonomía. Además como sustancia azucarada que es resulta estimulante para el sistema nervioso

El proceso de fabricación trata no solo de mezclar los tres compuestos hierro, azufre y silicio, sino de astralizarlo y vivificarlo.

Tras el proceso del calentamiento los compuestos están en un nivel superior, al ponerlo en contacto con lo etérico vegetal del vino y lo astral, animal de la miel, lo acercamos hacia el plano humano.

Es similar al proceso digestivo que elimina las fuerzas propias que trae el alimento para incorporar las propias.

Manera de tomarlo

Texto procedente del Vademecum de los laboratorios Weleda acerca del Ferrum sulfuricum silicicum D3, unica forma en la que se prepara en nuestro país.

Posología

Una cucharilla dosis, de una a tres veces al día.

Contraindicaciones

Niños menores de un año

Advertencias y precauciones de uso

Contiene Lactosa:

Las formas farmacéuticas “trituraciones” y “gránulos” contienen lactosa como excipiente, lo que debe ser tenido en cuenta en pacientes con intolerancia hereditaria a galactosa, insuficiencia de lactasa de Lapp o malabsorción de glucosa o galactosa.

Conclusión

Comprendiendo todos los aspectos del Biodoron , Ferrum Sulfuricum Silicicum podremos apoyar desde nuestra conscienciay desde nuestro Yo a su acción terapéutica.

Patologías invernales desde el punto de vista antroposófico (Introducción y medidas no farmacológicas)

girl-1039729_960_720

Hasta ahora en este blog hemos abordado la temática de la farmacología antroposófica desde las bases y desde la teoría. Pensamos que también es necesario poder “aterrizarla” de cara a que puedan ser útiles.

Este artículo sirve de introducción a todas las patologías invernales

Antes de comenzar queremos declarar que solo se pretende compartir nuestra experiencia de farmacéuticos antroposóficos de más de 20 años.

En ningún momento lo que aquí se refleja se ha de tomar como una recomendación médica y siempre debe quedar claro que el empleo de los medicamentos se llevará a cabo, bajo responsabilidad propia y nunca han de sustituir la visita al médico, al cual se deberá acudir en caso de que los síntomas persistan o si se agravan.

Previo a abordar el tratamiento, tanto farmacológico como el no-farmacológico debemos presentar la particular visión  de lo que llamamos un catarro o una gripe desde la perspectiva antroposófica:

El enfriamiento desde una perspectiva antroposófica

Para entender correctamente este apartado sería interesante haber leído previamente o tener conocimiento de Los tres sistemas.

En los meses del invierno, la falta de luz, las bajas temperaturas y el mayor desgaste intelectual llevan aun agotamiento, especialmente en el sistema neurosensorial.

Este sistema, en parte se nutre a través de la luz, por lo que con el acortamiento de los días sufre las consecuencias, quedando debilitado.

Hasta tres días después de haber sentido frío de manera intensa (lo que se denomina popularmente resfriado o enfriamiento), pueden aparecer en el ser humano diferentes síntomas de ese enfriamiento, como pueden ser la tos, la rinitis, el dolor de garganta, la fiebre o el cansancio etc., y desarrollarse entonces la enfermedad.

La medicina convencional ha responsabilizado, desde siempre, de las enfermedades invernales a los microorganismos, y sean  los virus o  las bacterias. Sin embargo, desde la perspectiva antroposófica entendemos que la causa de las enfermedades invernales es el frío.

Con la llegada del sistema metabólico aparecen todas las tendencias de este, como son los síntomas inflamatorios, propios del mencionado polo. Así se presentan  en la cabeza faringitis, otitis, sinusitis, amigdalitis, etc, que se acompañan de síntomas alérgicos.  El desplazamiento del efecto metabólico y de su calor hacia las regiones superiores se puede ver claramente en los pies que se quedan fríos.

Estas manifestaciones, además, se ven más acusadas, ya que el cuerpo etérico, sanador y vitalizador por excelencia, y de naturaleza acuosa se encuentra actuando en ese polo, por lo que en la cabeza se manifiestan síntomas de una gran presencia de líquidos, como rinorrea, lacrimeo, etc.

En el supuesto de que la exposición al frío haya sido prolongada en el tiempo o de gran intensidad, ese organismo puede perder la capacidad de mantener en los límites no patológicos a los microorganismos que de manera fisiológica suelen vivir en nuestro interior, e, incluso, pueden proliferar otros por la incapacidad inmunitaria de un ser humano con el Yo dañado.

Es en ese momento cuando aparecen los virus, bacterias y hongos, como consecuencia de la enfermedad y no como agente causal.

Esta última reflexión se ha elaborado ya en este blog en varias ocasiones, esto es, que las causas de la enfermedad no han de ser buscadas en factores externos, sino que se deben hallar en el propio interior de la persona enferma. O en palabras del propio Pasteur “El germen no es nada, el terreno lo es todo”.

En el caso de que el enfriamiento haya sido de gran intensidad el organismo tiene la capacidad de generar mayor calor, generando fiebre. Este calor vehiculiza al yo del enfermo.

Las articulaciones son una de las partes que más sufren el enfriamiento, por eso cuando les llega la fiebre portando el Yo, aparece la conciencia en una zona en la que en estados de salud nunca se encuentra presente y en ese momento esa irrupción genera el caractarístico dolor articular que acompaña este tipo de enfermedades.

El proceso finaliza cuando se libera al Yo, desapareciendo la fiebre, y cuando el sistema metabólico vuelve al polo corporal inferior.

En ese momento, el polo metabólico vuelve a llevar a cabo sus tareas digestivas postergadas. Esta recuperación de las tareas metabólicas tras la liberación del Yo, suele cursar con diarrea.

Así, sobre todo en niños, se puede observar esa colitis como colofón antes de la definitiva curación.

De esta manera quedan explicados todos los síntomas de las enfermedades invernales como el catarro o la gripe.

Prevención y medidas no farmacológicas a tomar en caso de que aparezcan los primeros síntomas catarrales o gripales

Tras haber mostrado la visión del enfriamiento desde la perspectiva antroposófica, presentamos las medidas higiénico-dietéticas destinadas a evitar que prolifere la enfermedad.

Algunas de ellas se deberían llevar a cabo siempre que se sospeche la proximidad de un catarro, incluso, de cualquier enfermedad:

Aumentar las horas de descanso

Al dormir nuestro organismo se regenera, gracias a que dejamos actuar al cuerpo etérico.

De hecho es por todos conocido que un catarro o una gripe se curan en la cama.

Disminuir los esfuerzos intelectuales y reducir al mínimo la exposición a pantallas

En la explicación del enfriamiento se ha visto que el sistema más comprometido es el sistema neurosensorial. Por ello, y con el fin de aliviar su sobrecarga, se trata de aminorar las actividades de la consciencia y del pensar.

Las pantallas que requieren mucha concentración y que son fuente de gran cantidad de estímulos sensoriales, pero que no exigen nada de movimiento y por tanto nada de calor corporal, son las primeras que deben ser retiradas de nuestra rutina en el periodo de convalecencia.

Abrigarse de manera suficiente (ni en defecto ni en exceso), prestando una especial atención a cuello y a riñones y a la ropa, intentar que sean tejidos naturales como el algodón y la lana

Este cuidado está destinado a cuidar y no sobrecargar al organismo calórico. El cuello y los riñones son dos puntos energéticos que deben quedar siempre bien resguardados.

Eliminar las comidas copiosas en momentos en que aparecen los primeros síntomas y sustituirlos por frutas y vegetales acompañados de bebidas calientes, caldos e infusiones.

En la explicación del catarro que hemos expuesto al comienzo del artículo se ha indicado que el sistema metabólico cuenta con su energía desplazada hacia el polo neurosensorial. Por ello, es incapaz de llevar a cabo su función digestiva con toda su energía. Esa es la razón por la que no se debe sobrecargar la función digestiva con trabajo añadido. Lo más habitual es que al enfermo se le retire el apetito durante el periodo en el que se encuentre convaleciente. Se debe evitar aquello que se hacía antes de incitar a la persona a comer para “devolverle cuanto antes las fuerzas, con el fin de reponerle de una manera innecesariamente acelerada”.

Emplear aceites esenciales naturales

Los aceites esenciales, especialmente los de las plantas labiadas, poseen desde el punto de vista convencional un gran poder antiséptico.

Además de ello, desde la perspectiva antroposófica, estos aceites encierran la “esencia” de la planta, algo muy relacionado con su Yo del ser humano, es decir, con el organismo calórico, que no es otro que aquél que está perjudicado en el caso de un enfriamiento.

Los aceites esenciales se pueden emplear en la bañera, en el humidificador o en un pañuelo humedecido al que se le aplique una fuente de calor (por ejemplo, sobre un radiador, etc).

Es importante recalcar que en el caso de los niños pequeños se deben emplear con mucho cuidado. Desde este blog nos limitamos a recomendar los aceites esenciales de la lavanda o del eucalipto, no debiendo aplicarse nunca directamente y siempre en muy pequeñas cantidades.