Farmacia antroposófica

Antroposofia, Medicina antroposófica, Medicamentos antroposóficos

Dos textos muy intersantes cuya lectura recomendamos

Deja un comentario

Desde Farmacia Antroposófica queremos compartiros la carta abierta de Karmelo Bizkarra del centro terapéutico de Zuhaizpe

CARTA ABIERTA POR UNA CIENCIA AMPLIADA DE LA SALUD

Cuando entramos en la Comunidad Europea, tuve la ilusión de que el Sistema Sanitario de nuestro país se globalizaría, abriéndose a los enfoques de una medicina integrativa, en paralelo a lo que ocurría en otros países de Europa. 

Luego me encontré con la realidad, y me di cuenta de que lo único que se globalizó fue la economía; cómo quedarse con el dinero del otro, no la libertad de elegir la atención en salud y para la salud. Además de eso, se globalizó la idiotez, la incapacidad de pensar por uno mismo.

En los últimos tiempos, en nuestro país, de una forma orquestada, se está intentando desprestigiar la homeopatía y descalificar, incluso éticamente, a los médicos que de un modo u otro vemos que las diluciones homeopáticas son eficaces, ya que trabajan con la esencia y no tanto con la sustancia. 

Lo menos científico de todo esto es que los que critican la homeopatía no han tenido experiencia con ella. El dogmatismo no sólo afecta a las religiones sino también a la ciencia. 

De alguna manera en nuestro organismo, sustancias como son las vitaminas, los oligoelementos, los neurotransmisores, las hormonas, actúan en dosis mínimas y son imprescindibles para mantener el equilibrio y la armonía del conjunto. Y todavía menos medibles y pesables son la consciencia, la memoria, el pensamiento, el alma, el espíritu, pero sin ellos los 70 kilos de materia orgánica de nuestro cuerpo no son nada. La esencia nunca pesa tanto como la materia y no hay actualmente aparatos que la puedan medir. Y tanto la medicina naturista, como la homeopatía, la medicina antroposófica, la acupuntura o la acción curativa con las manos,….trabajan con la esencia más que con la sustancia.

Lo que más chirría en el sistema sanitario de nuestro país es que parecen no darse cuenta de que países como Alemania, Suiza, Austria, Reino Unido, Italia, Estados Unidos,….etc, etc. están integrando las llamadas medicinas tradicionales o complementarias en sus Sistemas Nacionales de Salud. Dichos países abogan por una “ampliación del arte de curar” o una “medicina integrativa” donde se pueda utilizar lo bueno de cada sistema médico.

Suiza es el primer país europeo que estableció en su constitución incluir, con un 67% de votos de sus ciudadanos, la medicina complementaria. Desde 1995, por votación popular en la Universidad de Berna, hay una cátedra de medicina complementaria. También se han creado cátedras de Medicina Antroposófica en las universidades de Berna, Berlín y en los Países Bajos. Hasta donde yo sé, los alemanes, los suizos o los italianos, no son más tontos que nosotros…

Existen algunos países como China, ambas Coreas y Vietnam donde la medicina tradicional o complementaria no sólo coexiste con la medicina convencional, sino que también está integrada en sus sistemas de salud públicos.

En América latina: Brasil, Méjico, Cuba, Bolivia o Nicaragua tienen una política oficial en medicina alternativa complementaria (MAC) y otros países disponen de normas en relación a ella. 

En los Estados Unidos hay decenas de cátedras de Medicina Integrativa y decenas de Hospitales que la practican. En 2013, Portugal reguló el ejercicio profesional de la acupuntura, la fitoterapia, la homeopatía, la medicina tradicional china, la osteopatía y la quiropráctica. ¿Nos quedamos solos o este es un país diferente?. “Spain is different” se suele oír por ahí…

Por todo esto dejemos de ser “integristas” de la medicina oficial, y abrámonos a una medicina integrativa, que, entre otras cosas, apoya y favorece la salud y la actitud activa del enfermo ante su enfermedad y la vida. Mientras otros países del entorno se abren al nuevo paradigma de la salud ampliada desde la medicina natural, que en España no nos quedemos atrapados en nuestras sombras conservadoras, que impiden la apertura hacia la medicina integrativa cada vez más demandada por los usuarios de nuestro Sistema de Salud.

Incluso la Organización Mundial de la Salud (OMS) promueve durante el periodo 2014-2023 una estrategia de apoyo a la medicina tradicional y complementaria. Su finalidad es “la formación y capacitación de profesionales de la medicina tradicional y complementaria” y “promover el uso terapéutico racional de la medicina tradicional entre los profesionales y los usuarios”. 

Entre todos los que ya tenemos esta consciencia de la medicina integrativa, podemos ir construyendo y consolidando el camino hacia una verdadera libertad de elección de la medicina con la que me quiero tratar o aplicar. A todos vosotros, os recomiendo leer este artículo aparecido esta semana en La Vanguardia, a favor de una medicina integrativa: “Una sanidad pública ampliada a la medicina integrativa o complementaria”.  (Este es el segundo artículo al que nos referimos en el título)

Me despido con el anhelo de que el ser humano pueda desarrollar todas sus potencialidades hacia la salud.

Salud-os!

Dr. Karmelo Bizkarra Maiztegi

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s