Derecho del paciente a elegir el tipo de terapia Aspectos sociales y legales

Derecho del paciente a elegir el tipo de terapia

Aspectos sociales y legales

Charla en el Ateneo de Madrid, 18 de junio 2019

INTRODUCCIÓN

Hablar de libertad en el ateneo de Madrid, da bastante respeto, para mi sería como enseñar a tu padre a hacer hijos.

 

Seguir leyendo “Derecho del paciente a elegir el tipo de terapia Aspectos sociales y legales”

Despedida, pero no cierre

Hoy es un día difícil para la medicina antroposófica y, especialmente, para la farmacología antroposófica en España.

Después de más de 35 años, por primera vez las boticas españolas ya no podrán dispensar medicamentos antroposóficos, dado que los laboratorios Weleda creados por Steiner para tal fin han decidido por motivos estrictamente económicos cesar la comercialización de este tipo de remedios. Así en España se limitaran a distribuir cosmética fabricada en otros países y traicionarán aquello para lo que fueron creados, con las consecuencias a todos los niveles, económicos espirituales y kármicos que eso conlleva tanto para aquellos que han tomado esta decisión, ya sea en España como en las oficinas centroeuropeas tan alejadas de nuestro país, al menos anímicamente.

Mi vida se ha vinculado a este tipo de medicamentos desde mi adolescencia. Durante muchos años estuve ayudando en la elaboración de medicamentos en la farmacia familiar de la que años después yo mismo fui titular.

Tras acabar mis estudios de farmacia, decidí cursar tres años de medicina antroposófica para poder poner la conciencia de aquello que que estaba dispensando en la que posteriormente sería mi farmacia. Ya con los conocimientos de farmacia y de antroposofía fui en muchas ocasiones testigo del valor terapéutico de estos medicamentos, y, en algunos caos, para patologías menores, fui consejero mismo de la utilización de estos remedios.

Con el ánimo de divulgar este tesoro para mi decidí crear este blog para poder alcanzar a más personas de a las que se puede llegar mediante una modesta oficina de farmacia, aunque esta se sitúe en la zona céntrica de Madrid.

Gracias al apoyo que recibí, del que ahora me quiero acordar con todo mi cariño, este blog fue alegremente creciendo con mucho esfuerzo pero con mucha mayor recompensa en lo personal.

Posteriormente acontecimientos vitales hicieron que entrara en una profunda crisis vital o biográfica, que me llevaron a transmitir mi farmacia y a decidir un cambio de vida dedicándome más a mi familia que lo necesitaba y a estudiar y profundizar en otros campos de la ciencia humana y espiritual.

Zoroastro decía que existían tres maneras de sanar a una persona  ya fuera mediante el cuchillo,que nunca fue mi vocación; mediante la planta, algo que ha centrado mi vida más de treinta años o mediante la palabra, algo que espero que sea el vehículo de otros treinta o más años.

Para ello me he preparado estos tres últimos años y quiero seguir formándome.

Para mi si es un día triste, pero he querido acompañar este texto de una imagen de un sol cerca del horizonte. ¿Esta anocheciendo? O, por el contrario, ¿amanece? y, ¿no viene ser lo mismo?, la misma dinámica de muerte y resurrección que acompaña la vida y biografía de cada ser humano sobre la faz de la tierra.

Por ello hoy despido a los medicamentos antroposóficos, al menos los de Weleda, de las estanterías de las farmacias españolas, la mayor parte de ellos seguirán siendo accesibles mediante internet desde Alemania o Francia. Pero ni mucho menos cierro a la antroposofía como posibilidad para sanar al hombre en cuerpo y alma, para que se cumpla la definición que le dio Steiner como un camino de conocimiento que quisiera conducir lo espiritual en el ser humano a lo espiritual en el universo.”

Y con esto digo que este blog continuará pronto

El desarrollo en la Tierra según la Ciencia Oculta de Rudolf Steiner

En la tierra

Separación del sol de la tierra

El sistema terrestre procede de ese cosmos de sabiduría, en el que se forma primero una estructura de alma y espíritu, para irse condensando, primero en su condición ígnea y posteriormente en su condición gaseosa.

En ese momento se separa el sol de la tierra impulsado por entidades espirituales superiores sublimes que buscan su propia evolución y que no podrían soportar un mayor estado de condensación.

Los minerales

Tras la separación del sol todo comienza a sustanciarse y materializarse. Los minerales se quedan con lo que adquirieron en el escalón saturnal y se endurecen con solo la propiedad de formar un cuerpo físico. De esa manera son los primeros seres expulsados de la evolución general de la humanidad.

Los vegetales

En ese momento de separación del sol de la tierra aparecen seres que en la antigua luna estaban configurados por el elemento acuoso. Son los seres que se convertirán en los vegetales.

Ellos recibirán la influencia de lo astral desde fuera. Al acercarse el sol (primavera, verano) estos organismos construyen su cuerpo etérico a partir de la materia terrestre y volverán a disolverse en ella a medida que el sol se aleja, lo que corresponde a las estaciones del otoño y del invierno.

Los diferentes planetas

Existían en ese momento otros seres que todavía no se habían desarrollado plenamente como para continuar su evolución en el sol, motivo por el que se formaron los diferentes planetas, en función del desarrollo de cada uno.

Separación de la luna de la tierra

En una siguiente fase de condensación se separa la luna de la tierra, evitando el excesivo endurecimiento de lo que derivará en el ser humano actual. De no haber sido por esta disgregación, las almas no habrían encontrado cuerpos físicos permeables.

Los seres espirituales que quedaron tanto en el sol como en la luna, continuarán ejerciendo su influencia desde el exterior. La relación entre ellos es lo que generará los movimientos de los astros.

Los animales

En la evolución hubo seres que habiendo incorporado los cuerpos etérico y astral en su interior en el físico, no llegaron a incorporar el Yo. Ya no dependen de lo cósmico exterior logrando un cierto grado de independencia. Esto les hizo que no pudiesen poseer un alma individual, quedándose únicamente con un alma grupal.

El alma de los animales se encuentra en el plano astral, conectada con cada miembro de su grupo por medio de un hilo, no siendo capaces de trabajar su propia biografía.

Desarrollo del hombre

Continua ya la tierra en solitario su proceso de condensación, apareciendo en ese momento la diferenciación en ambos sexos y la herencia a través de la influencia de los espíritus de la forma.

El hombre siente ya el calor del exterior, el interno, y el que penetra a través del aire insuflado, comenzando con ello a sentirse como una entidad autónoma, comienza el nacimiento del yo. Al fluir ese calor en el interior, aparece lo que se convertirá en la circulación sanguínea.

A partir de aquí el hombre comenzara a desarrollarse en las diferentes fases de la tierra hasta su momento actual.

Como se expresan los cuatro cuerpos

Los cuatro cuerpos se expresan en función de su evolución a través de los elementos. Así el primer vehículo que utiliza un cuerpo al constituirse es el calor, posteriormente pasa a convertirse en aire, agua y por último sustancia sólida.

Por ello el cuerpo físico comenzó siendo algo caliente en el Antiguo Saturno para evolucionar en el Antiguo sol a expresarse en lo aéreo, acuoso en la Antigua luna y por último en materia sólida ya en la tierra.

Los otros cuerpos que no han evolucionado hasta término se han quedado en estadíos intermedios. El cuerpo etérico se expresa a través de lo líquido-acuoso, el astral mediante lo aéreo y el yo solo logra vehiculizarse por el calor.

Esto resulta de gran trascendencia en el abordaje terapéutico de las patologías, como por ejemplo en el caso de la fiebre. Este aumento de la temperatura corporal es mucho más que un síntoma, leyéndose como proceso por el que el Yo llega a trabajar en una persona.

Antigua luna

Antigua luna

Tras un nuevo periodo de reposo, tras el Antiguo Saturno y el Antiguo Sol emerge ahora como luna, en la denominada por Steiner, Antigua Luna.

Durante este ciclo son los Espíritus del movimiento y los de la forma los que toman protagonismo infundiendo el cuerpo astral.

El cuerpo físico se condensa hasta un estado líquido acuoso, que es atravesado por corrientes aéreas y penetrado por el calor. Con el paso del tiempo llega hasta alcanzar una forma viscosa que va ganando en movilidad. Ya aparecen una diversidad de seres.

Existen formaciones que se encuentran todavía en el escalón saturnal, otras que han quedado en el escalón solar, y otras que llegaron pero no superarán la fase de antigua luna.

Así van surgiendo los reinos: los primeros, que solo poseen un cuerpo físico, se convierten en “lo mineral”. Los que quedaron en la fase solar y no llegaron a un cuerpo astral independiente, evolucionaron a plantas, y lo que no superaron la fase lunar se convirtieron en seres del reino animal.

Hasta dividirse en esos tres reinos diferentes pasaran por estados intermedios:

Germen del hombre

Este estado de “germen del hombre” es superior al de los animales, pero todavía no ha desarrollado un yo. Se encuentra en un estado de hombre animal con una entidad totalmente penetrada por un cuerpo astral y otro etérico. Ya aparecen en el hombre la circulación de humores, los fenómenos de crecimiento, así como una especie de nutrición-respiración. A través de ella,  el hombre es capaz de recibir elementos desde el exterior (líquidos y gaseosos) y transformarlos. En ese intercambio con el mundo, y al ir desarrollando el cuerpo astral el hombre ya siente agrado o desagrado.

La corporalidad humana se desdobla apareciendo una cabeza que todavía es plástica, y no existiendo todavía órganos sensorios competentes, apareciendo los nervios como una continuación de esos órganos.

Plantas animales

Este segundo grupo se puede considerar como plantas animales o animales vegetales. Formaban una capa encima del suelo, similar a una ciénaga, con un alto contenido en agua.

No es extraño que en la actualidad, en el mundo vegetal aparezcan en ese ecosistema plantas mezcla animal y vegetal como las carnivoras, las plantas parásitas y otras que tienen una de sus tres miembros hipertrofiados. Todas ellas se emplean en la farmacología antroposófica.

Minerovegetales

Los minerovegetales, que formaban el sustrato de toda la luna, son de una consistencia no rocosa, más parecido a la madera o a un cuerno.

En el último periodo de esta fase se reintegran sol y luna. Con ello, lo que llegará a ser la tierra contiene ya seres de los tres reinos.

En ese momento los Espíritus de la sabiduría dirigen y la naturaleza se convierte en el cosmos de la sabiduría. De ahí que todo el mundo sepa aquello de que la “naturaleza siempre es sabia”.

Aparición de la Sabiduría en la naturaleza

En el ciclo de conferencias, acerca del evangelio de San Juan, Rudolf Steiner habla de que la misión de la actual encarnación del planeta tierra es alcanzar el amor y la identidad propia del “Yo soy” del hombre, algo que trajo el Cristo. En esas mismas conferencias, Steiner menciona que el papel de la Antigua Luna fue la de traer la sabiduría a la naturaleza. Por tanto, y desde entonces la naturaleza se puede considerar sabia.

Antiguo Sol

Antiguo Sol

El Antiguo Sol aparece tras la extinción del Antiguo Saturno y una fase de espiritualización posterior.

A la tierra en sus apariciones consecutivas le ha ocurrido algo similar a lo que experimenta el hombre: Entre encarnación y encarnación pasa por una fase de espiritualización en la que retoma fuerzas.

Así, en el antepasado del hombre aparecieron nuevas capacidades como la de transformar el calor en luz. Las antiguas tradiciones orientales denominan a este ser Pralaja. Esta fase va a ser dirigida por los Espíritus de la sabiduría.

Siempre que existe un paso evolutivo, algo cae en un estado inferior, y así fue como apareció el aire, una precipitación que puede ser considerada, de alguna manera, como lo primero en la historia de naturaleza material.

Con la irrupción de la luz, hace su aparición el ritmo al formarse los ciclos de claridad y oscuridad, algo parecido a la noche y el día.

La materia lumínica se va condensando hasta un primer estado de la materia, lo gaseoso, lo vaporoso, el aire.

Aparecen en esta fase los rudimentos de lo que será la reproducción humana.