Cuidado y autocuidado:Las dos polaridades del alma

En el concepto de Cuidado y autocuidado y continuando con la observación de la imagen del alma se van ahora a analizar las dos polaridades del alma.

Cuidado y autocuidado:Las dos polaridades del alma

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es img_2035.jpg

Descripción de las dos polaridades del alma

Parte superior del alma

Existe una parte del alma que se sumerge en la parte espiritual permitiendo así al ser humano tener la posibilidad de decir la palabra “Yo” y autoidentificarse.

Parte inferior del alma

Otra parte del alma es la que se hunde dentro del cuerpo y le dota al ser humano de la capacidad de sentir en su propio cuerpo y recoger toda la información sobre el mundo de alrededor que entra en contacto mediante sus sentidos .

Las dos polaridades del alma

El mantener el equilibrio entre estas dos polaridades del alma es una da las batallas a las que el hombre se ha de enfrentar en su paso por la tierra.

Si el alma tiende mucho hacia el cuerpo, hacia abajo

Es la tendencia predominante en la actualidad. El materialismo en el que se halla sumergido el ser humano de la actualidad niega todo impulso espiritual. Así el lema preponderante es que solo te fíes de lo que puedan comprobar tus sentidos, es decir del mundo físico, Y, por tanto, aprovecha a vivir la vida, que son dos días y disfrútala sin otro pensamiento más allá.

El miedo

El mayor reflejo de esta tendencia a introducirse en la materia lo manifiesta la exageración del miedo.

La palabra que mejor representa esta dualidad entre la materia y el miedo es la de aterrado. Esta palabra significa, por un lado, aquel que sufre de manera mayúscula este temor y por otro lado aquel que se encuentra inmerso en la tierra.

Si el alma tiende mucho hacia el espíritu, hacia arriba

En contraposición a la tendencia expuesta en el párrafo anterior existe la tendencia polar, la de sumergirse en lo espiritual.

Cuando el hombre se encuentra por completo en el mundo espiritual y no se halla en el mundo vital se encuentra, MUERTO.

Por tanto, las personas que se encuentran polarizadas de manera exclusiva hacia una parte espiritual se encuentran desvitalizadas y carentes de fuerzas.

Entre estas tendencias de huida uno de los ejemplos más dolorosos es el incrementos de casos de personas que sufren trastornos de la conducta alimentaria. La comida y, especialmente, la ingesta de productos de origen animal le permite al ser humano encarnarse y contrarrestar esa tendencia hacia arriba. En la actualidad existen muchos jóvenes que por moda han renunciado a la carne y que si no hacen un adecuado trabajo de consciencia

La eliminación de forma irracional de la carne por parte de muchos jóvenes, como una moda, sin tener un adecuado balance de su dieta es un indicativo de esta tendencia que, aunque menos frecuente que la de sumergirse en la materia, es igual de peligrosa por desequilibrada. Sin embargo, el peor ejemplo de esta alienación es la anorexia, en la que personas, mayoritariamente mujeres deciden no consumir alimentos para no “pertenecer a este mundo”.

El Quijote un ejemplo de la batalla del alma

Pocas imágenes tan logradas de las dos polaridades del alma que las que aparecen en el libro de Cervantes. En él vemos a sus dos personajes que extreman, hasta llega a la caricatura ambas tendencias:

Don Quijote

Por un lado Don Quijote, eterno salvador de damas en apuros y repartidor de una justicia sin fundamento. Hidalgo sin hidalguía, vive de las fantasías que ha imaginado, pero que no son reales. Estas le llevan a varias aventuras con unas terribles consecuencias que él no asume. Aunque, a decir verdad, a medida que va avanzando el libro, uno empieza a pensar si está tan loco como aparenta o si a los que les falta el juicio es al resto de las personas con las que se encuentra por el camino.

En su aspecto físico Cervantes destaca su delgadez y palidez, propias de un sujeto mal encarnado. En el anímico de describe su orgullo, que le hace no escuchar a nadie, ni hacerles caso cuando equivoca los molinos con gigantes.

Sancho Panza

Ya su apellido apela a que este humilde campesino posee un gran apetito por la comida y otros placeres mundanos. Convertido en escudero, bajo la promesa de ser convertido en gobernador de la Ínsula Barataria, Sancho da el contrapunto al “desencarnado Don Quijote”

En sus diálogos queda patente la lucha anímica que se ha mencionado anteriormente. Como Don Quijote reprende a su escudero por tener miedo, característica propia de la parte más material-corporal del alma:

El miedo que tienes —dijo don Quijote— te hace, Sancho, que ni veas ni oyas a derechas, porque uno de los efectos del miedo es turbar los sentidos y hacer que las cosas no parezcan lo que son; y si es que tanto temes, retírate a una parte y déjame solo, que solo basto a dar la victoria a la parte a quien yo diere mi ayuda.

Como combatir estas dos polaridades

Rudolf Steiner dio que la misión del hombre es espiritualizar la tierra. Así lo primero que debe hacer el hombre es habitarla y encarnarse para después y una vez sumergido en la materia, ser capaz de volver al mundo espiritual del que procede.

No es esto, acaso lo que hizo el mismísimo Dios mandando a su hijo primogénito, tal y como describe San Pablo en su carta a los Filipeneses, capítulo 2:

Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús, el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz. Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra; y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre.

Esta imagen se corresponde con un doble movimiento de descenso y de ascenso como si fuera una U

Algo que en la biografía se llama curva biográfica y que inspiró a Otto Scharmer para desarrollar toda su Teoría U

Un comentario sobre “Cuidado y autocuidado:Las dos polaridades del alma

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .