Coronavirus en época de Micael

En este blog hemos estado hablando del tema del tema del Coronavirus.

En el artículo de hoy, por las fechas en las que estamos, lo queremos unir, especialmente, a esta época, el otoño que es el tiempo de Micael.

El momento de Micael en el año

En el otoño la luz externa comienza a declinar, y así parece que permite lucir más nuestra luz interna que toma el relevo.

También los árboles, dejan caer sus viejas hojas para quedarse en el estado que más recuerda al mundo minera, replegarse a su interior y preparar lo que será el estallido de vida en primavera.

En el hemisferio norte esto coincide con la festividad de Micael, 29 de septiembre que es el reflejo de estos hechos el de interiorizarse, el de brillar con luz propia y el de preparar lo que vendrá en primavera.

Coronavirus en tiempos de Micael

En todo el mundo, pero especialmente en España, parece que nos enfrentamos a una situación más complicada también en estos momentos con el tema de la pandemia y puede ser un buen tiempo para que apelemos a las fuerzas y la misión que nos regala Micael.

Es una apuesta por unir pensar, sentir y voluntad

Si a este pensar calentado desde el corazón se le unen las fuerzas de la voluntad se pueden traer verdaderamente nuevas cosas desde el mundo espiritual.

Con el pensar

Y es en estos momentos de Coronavirus en que el mundo parece decaer, donde debemos tratar de basar más nuestra confianza en el mundo espiritual. Esto requiere coraje para poder levantar la mirada del mundo material y tomar conciencia de una realidad más allá de lo que perciben nuestros sentidos corporales.

Micael les ha de dotar a los hombres de ciencia espiritual para compensar el exceso de ciencia materialista que existe en el mundo hoy.

El ser humano tiene su origen en el mundo espiritual. Eso hace que que pueda sumergir sus fuerzas anímicas más profundas en el océano espiritual y podemos sacar la cabeza del agua gracias a nuestro pensar, que nos ayudará a encontrar el retorno.

Dejar de contemplar al ser humano como un animal dotado de capacidad de pensar, para contemplarlo como un ser espiritual viviendo experiencias terrenales, como dijo Teilhard de Chardin

Con el Sentir

Pero en este camino, ni podemos ni debemos despreciar el conocimiento que aportan nuestros sentimientos y emociones tildándolo de sentimentalidad o, incluso de sensiblería.

Aquellos que no cultivan su esfera media son o bien intelectuales o personas que se dejan llevar por sus impulsos.

Hay que volver a disfrutar con un amanecer o en la contemplación del milagro de la naturaleza.

Este despertar de la capacidad de soñar debe llevar aparejada la devoción hacia el futuro.

Una nueva actitud religiosa imbuida de voluntad

En la era de Micael se requiere una nueva actitud religiosa que alcance su voluntad para transformar la realidad que nos ha tocado vivir.

Si Micael nos conduce a algo, siempre es al Cristo, y así podremos pronunciar el Cristo en mi de San Pablo. Ya que es permaneciendo en Él como podremos no perder la esperanza y encontrar la ecuanimidad con todo lo que está por venir.

La lucha trata de volver a dignificar al ser humano y para eso nos puede ayudar el sentirnos frente al otro como frente a lo divino, más allá de que nos parezca simpático o no. Así brotará un manantial espiritual.

Otra de las tareas micaelitas es la de poder sentir y relacionarnos con nuestros difuntos, esto nos abrirá la puerta al mundo espiritual.

El combate contra el mal

¿De qué le sirve al hombre ganar todas las riquezas del mundo si para ello pierde su alma.

Micael vence a Lúcifer en el cielo y con ello lo echa de ahí y lo arroja a la tierra. Desde entonces, este campa a sus anchas por el mundo y es capaz de tentar al hombre.

En estos momentos COVID 19 se vive en la batalla contra las fuerzas que quieren la involución del ser humano. Pero estas ya no se representan en forma de diablo o de demonio, como en la edad media, sino que ahora aparecen entremezcladas en la vida diaria. Tomar conciencia de que vivimos en una era micaelita debe dotar a los hombres de la confianza de saberse acompañados por el arcángel que fue capaz de derrotar a estas fuerzas en otros momentos.

El mal se puede encontrar disfrazado. Sorprende, por ejemplo, ver que a un asesino todo el mundo de manera inequívoca le condena: Sin embargo, a aquel que escribe un libro que conduce a la mentira, que crea una patente que impide que un medicamento que puede salvar vidas llegue a las personas que más lo necesitan no se le imputa nada.

Otra parte de la demonización es la de considerar al hombre como un animal que depende de las fuerzas del medioambiente y de la herencia únicamente y que esto hace que caiga en enfermedades sin poder oponerse a estas. El ser humano no solo es biología, aunque una parte de él lo sea.

Volver a confiar en el mundo espiritual, pero ya no en que nos den la respuesta, sino en encontrarla por nosotros

La época de Micael ya no es un tiempo en que los dioses nos den las respuestas, sino que ya debemos encontrarlas por nosotros mismos en el mundo suprasensible.

Quieran oírlo los hombres

Un comentario sobre “Coronavirus en época de Micael

Responder a Esther Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .