Farmacia antroposófica

Antroposofia, Medicina antroposófica, Medicamentos antroposóficos

El mercurio como sustancia médica antroposófica

Deja un comentario

Quecksilber_c4f6a8991c

En el caso del mercurio hallamos una concordancia absoluta entre el nombre del metal y el del planeta.

Al metal también se le conoce como azogue, palabra proveniente del castellano árabe que significa plaza de mercado. Mercurio, dios del comercio también nos remite a los vocablos mercancia y mercado, así como también a mercenario y a merced.

El mercurio en la tierra

Los yacimientos de mercurio se encuentran en Europa. Gran parte del cinabrio, mena de este metal, se obtiene de las minas de Almadén en Cuidad Real.

Este mineral es un sulfuro de mercurio. De este metal se obtiene un pigmento, el bermellón, de un intenso rojo, que se ha empleado para la pintura. De él se obtiene fácilmente el mercurio metálico.

Características del mercurio metal

Lo primero que salta a la vista del metal mercurio es que es el único de los metales que a temperatura se encuentra en forma líquida.

¿Quién de niño, inconsciente de su peligro, no ha jugado con un termómetro roto? En ese juego, pudimos observar que, cuando el mercurio se extiende por una superfície lisa, tiende a formar pequeñas esferas, tratando estas de poseer la mínima superfície posible. Estas pequeñas esferas forman vapores tóxicos.

Esta querencia hacia la formación de gotas, pone de manifiesto su capacidad de mediador entre lo sólido, lo líquido y lo gaseoso.

Características físicas

El metal mercurio posee una curiosa relación con la temperatura.  A temperatura ambiente se encuentra en estado líquido (punto de fusión de -39 °C) y con un punto de ebullición también muy bajo (357 °C). Esta especial relación con el calor también resulta muy útil, ya que se dilata de manera constante al incremento de temperatura, así el mercurio ha sido empleado para darnos la información térmica, como un mediador.

Características químicas

El mercurio posee una baja capacidad para oxidarse. Sin embargo, es muy reactivo frenta al azufre, siendo su forma natural el cinabrio. Sulfuro de azufre.

El mercurio en la alquimia

El mercurio ocupa en la alquimia el lugar de encuentro entre dos polaridades: sulfur y sal:

Lo sulfúreo equivale al fuego y a lo que los alquimistas denominaron solve (disolver), que, en el organismo humano tripartito, se encuentra en el polo metabólico.

Lo salino, por oposición, equivale al coagula, que está relacionado con la tierra y que, en el organismo humano tripartito, se encuentra en el polo neurosensorial, en los pensamientos (mineralizados).

Entre estos dos extremos se encuentra el Mercurio siempre como comunicador y mensajero.

Muchos alquimistas no se limitaron a contemplar al mercurio como una sustancia terrestre, sino como una sustancia etérico espiritual, siendo esto el origen del resto de los metales.

El mercurio en la industria

El papel mediador del mercurio también se ve reflejado en su uso industrial. En ese contexto, el mercurio es empleado como amalgama para unir diferentes aleaciones de metales, como por ejemplo, en los empastes dentales. Esa misma capacidad de mediar se pone de manifiesto cuando actúa como catalizador, impulsando y facilitando determinadas reacciones químicas.

La labor más conocida del mercurio como mediador, es aquella por la cuál el metal mercurio informa al ser humano de temperaturas o presiones. Ello ocurre en la medición de las temperaturas o presiones atmosféricas y/o arteriales, para lo que se emplean termómetros, barómetros y esfigmomanómetros.

El mercurio en el cuerpo humano

El metal mercurio, ingerido por el ser humano, es venenoso. Así, cuando el mercurio se dispersa y se acumula por el cuerpo humano, lo intoxica.

En determinados momentos de la historia de la humanidad, grandes poblaciones lo han consumido durante tiempo a través del pescado. A su vez, los peces lo había acumulado en su organismo mediante la ingesta del plancton.

El mercurio en las mucosas

El proceso de este metal se encuentra muy presente en las mucosas, como zona límite entre lo exterior y lo interior del organismo.

En caso de un exceso del proceso mercurio, pueden aparecer inflamaciones en las mucosas, especialmente en la digestiva y en la pulmonar.

El mercurio en el sistema digestivo

Dentro del sistema digestivo, los alimentos han de disolverse  hasta quedarse en forma elemental. Los glúcidos se disuelven hasta convertirse en hidratos de carbono. De la misma manera, las protéinas se disuelven hasta convertirse en aminoácidos. Y, por último, las grasas se disuelven hasta convertirse en ácidos grasos. Todo ello, para posteriormente volver a formar una nueva estructura.

Este proceso es parecido a las gotas de azogue cayendo sobre una seperfície plana en la que el metal se dispersa y luego pasa a formar una nueva forma.

El mercurio en la linfa

La linfa es un sistema de respuesta imunológica y de resistencia a enfermedades para eliminar microorganismos. El líquido se extravasa desde los ganglios linfáticos y posterirmente, a través de los vasos linfáticos al torrente sanguíneo, siempre en dirección centrípeta hacia el corazón.

El proceso mercurial está presente en el movimiento de la linfa.

El mercurio en el pulmón

El pulmón es el órgano representante del proceso mercurio. Embiológicamente, el pulmón se desarrolla a partir de la pared intestinal.

Desde el punto de vista antroposófico, el pulmón no controla la respiración, siendo regulada ésta desde los riñones. Frente a ello, los pulmones es el lugar de circulación del aire.

Además de ello, los pulmones, son el lugar de encuentro entre el aire que proviene del mundo exterior, con la sangre que proviene del mundo interior.

Exceso mercurial en el cuerpo humano

El mercurio elemental se puede acumular en el cuerpo humano desdencadenando una serie de patologías. Dichas patologías están relacionadas con las características que tiene una persona con un exceso de función mercurial.

En estos casos, puede aparecer una inflamación en las mucosas. Así, concretamente, pueden aparecer trastornos respiratorios, especialmente en el tracto bronquial. Estas personas, pueden tener una especial sensibilidad al catarro. Esta inflamación también puede tener consecuencias urogenitales y digestivas.

Además, en casos de un exceso de proceso mercurial, se puede ver incrementada la faceta del movimiento, que puede traducirse fisiológicamente en la aparición de temblores.

Defecto mercurial en el cuerpo humano

En el caso de que la corriente mercurial se encuentre debilitada, pueden aparecer estancamientos y/o disminución de las secreciones. Todo ello,  puede llegar a conducir a litiasis, y a otros tratornos obstructivos crónicos.

El mercurio como medicamento

(Siempre que se habla de medicamentos en este blog, se hace con la finalidad de aportar información. Nunca se debe recurrir a estos medicamentos sin el consejo de un profesional.)

En el presente texto siempre hablaremos de las indicaciones que da la Comisión C alemana del Instituto federal para medicamentos y productos sanitarios alemán

Según la visión antroposófica del ser humano y el conocimiento de la ciencia espiritual, en la naturaleza del mercurio está la estimulación de la reorganización de los tejidos inflamados, especialmente indicado cuando participa el sistema linfático.

En ese contexto, el mercurio se emplea en la mucosa de la cavidad bucal y del tracto gastrointestinal.

El mercurio como medicamento para tratamiento de desequilibrios anímicos y psicológicos

Para la medicina antroposófica los desequilibrios anímicos y psicológicos están relacionados con los órganos corporales. En concreto, estos desequilibrios anímicos y psicológicos están relacionados con los cuatro órganos corporales fundamentales.

Para la antroposofía, los cuatro órganos fundamentales del ser humano son el corazón, el hígado,  los riñones y el pulmón. En este artículo ya se ha hablado de la relación del mercurio con el pulmón.

En este contexto, en la medicina antroposófica existe una caracterización anímica y psicológica para algunos individuos: “individuo pulmón”.

Estas personas, estos “individuos pulmón”, se caracterizan por sufrir un exceso de temor hacia lo que les viene del mundo exteriror, reaccionando con una escrupulosidad, orden y tendencia al cumplimiento de las normas exagerada. Igualmente tienden a encerrarse en sí mismos y a ser melancólicos.

Estas personas alternan ciclos de simpatía y antipatía. Cuando ello se prolonga en el  tiempo, pueden llegar a sufrir de neurosis obsesivas.

Para ayudar a este tipo de personas, se puede recurrir al mercurio. Al aportar la imagen arquetípica del pulmón, el mercurio ayuda a encontrar nuevamente el equilibrio en la respiración. Con ello, se favorece una correcta relación entre lo que entra (inspiración), y lo que sale al mundo (espiración).

En tratamientos de procesos patológicos “estancados”, y bajo supervisión facultativa, el mercurio se emplea para “desatascar” dichos procesos estancados. Y ello, apelando a la cualidad mercurial de puesta en movimiento.

Medicamentos con mercurio en el Vademecum de Weleda España

Mercurius  vivus

Existe en trituración en la dilución D6, y en ampollas en la dilución D8.

La trituración en la dilución D6 se emplea como tratamiento de apoyo en el caso de inflamaciones de mucosas, como paratiditis, así como las vulvovaginitis infantiles.

En ampollas en la Dilución D8, se puede emplear en el tratamiento de las neuralgias reumáticas y de la psoriais.

Bryophyllum mercurio cultum D2

Este médicamento se encuentra en trituración en la dilución D6, y en ampollas en la dilución D8.

En forma de trituración se emplea para tratar las inflamaciones en las mucosas, como puede ser en el caso de las parotiditis, o de las vulvovaginitis infantiles.

En ampollas, y solo bajo prescripción facultativa, se puede emplear para el tratamiento de fiebres reumáticas y psoriasis.

Mercurius auratus D15

Este medicamento, que se encuentra en forma de ampollas, es un buen remedio para el tratamiento de las depresiones de larga duración y resistentes. Debe ser aplicado bajo prescripción facultativa.

El oro aporta luz a la persona que vive sumida en la oscuridad (depresión). Si esa luz se combina con el mercurio, se favorece la puesta en marcha para abandonar esas tinieblas.

Bryophyllum mercurio cultum D2

Los metales vegetabilizados permiten elevar el proceso de cualquier metal hacia lo vital, posibilitando, también, su empleo en niños.

Este mercurio vegetalizado se puede emplear, entre otros supuestos, para el tratamiento de los pensamientos obsesivos. En estos supuestos, el mercurio moviliza dicho pensamiento “estancado”.

También se puede tratar con este mercurio vegetalizado a aquellas personas en las que se ha instalado un sentimiento de culpa, o las neurosis que aparecen en las personas con un marcado sentido del deber. El tratamiento con este medicamento ayuda a disminuir el sentimiento de angustia que en ocasiones les puede invadir.

Otros medicamentos con mercurio

Lycopodium comp

El mercurio que contiene este medicamento tiene como finalidad, en personas con un sistema metabólico débil, impulsar el movimiento en casos de estasis biliar y estreñimiento.

CinnabarisD6/Pyrite de Fer D3

El sulfuro de mercurio (Cinabrio) mezclado con el sulfuro de hierro (pirita) se emplea para tratar las inflamaciones de laringe, faringe y tráquea.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s