Farmacia antroposófica

Antroposofia, Medicina antroposófica, Medicamentos antroposóficos

Cuerpo etérico II: lo sustancial o material en el cuerpo etérico

Deja un comentario

bean-sprout-macro

Reflejos del cuerpo etérico en la materia

Es imposible captar con los cinco sentidos aceptados convencionalmente al cuerpo etérico. Eso hace que en se encuentren dificultades para tomarlo en cuenta.

En el presente artículo queremos poner de manifiesto algunas de los reflejos que tiene este cuerpo en la materia y lo que le caracterizan:

Cuerpo etérico como manifestación microcósmica de lo microcósmico en la luna

Al igual que ocurre con la luna, quedando científicamente comprobada la influencia de la luna en el organismo acuoso terrestre y en las mareas, igualmente a nivel microcósmico tiene la luna influencia en los fluidos de las plantas, por ejemplo, en la circulación ascendente y descendiente de la savia en ellas.

Pero igual que influye la luna en los procesos acuosos del mar y de los océanos, en los fluidos de la planta, influye la luna en los procesos acuosos existentes en el organismo humano.

El cuerpo etérico como luz sustanciada

Como acabamos de desarrollar la sustancia vegetal proviene del agua, pero igualmente lo hace de la tierra y de la luz. Mediante la clorofila como pigmento que permite la fotosíntesis se forman los hidratos de carbono, arriba mencionados.

Por tanto se podría decir que lo vegetal y el cuerpo etérico es luz sustanciada.

Los hidratos de carbono como expresión sustancial de lo etérico

Los hidratos de carbono, aquellos que responden a la fórmula Cn (H2O)n, es decir, moléculas que contienen la misma proporción de agua que de carbono como elemento mineral, son la expresión sustancial de las fuerzas formativas vegetales.

Por tanto, cambia la perspectiva, pues no se trata de examinar la planta desde un punto de vista materialista, diseccionándola y llevando a cabo un análisis químico de la sustancia, sino de leer aquellas fuerzas mediante el pensar humano.

Los iones en relación a lo etérico

El magnesio como representante de lo etérico

Siguiendo en la línea de compresión de lo etércio y del reino vegetal, en el núcleo de la clorofila se encuentra el magnesio. El magnesio es el elemento encargado de asimilar la luz y de sustanciarla.

El magnesio antagoniza con el calcio, que es el elemento del cuerpo mineral, y, de alguna manera, abre el camino al fósforo, como representante elemental de la organización del yo.

El potasio en su relación con el cuerpo etérico y el sodio en su relación con el cuerpo astral

La relación entre el cuerpo etérico y el cuerpo astral, que se describe en las siguientes entradas de este blog, se sustancia en el intercambio de dos iones muy presentes en el cuerpo humano y que son los responsables del equilibrio electrolítico.

Ambos iones están presentes en todas las células corporales a un lado y otro de la membrana celular en un equilibrio dinámico.

La contaposición potasio-vitalidad frente a sodio-atonía se puede observar en las plantas, apareciendo el primero en hojas y brotes y el segundo en raíces y partes lignificadas.

El potasio

Es el elemento químico del cuerpo etérico y además el elemento que aparece con mayor frecuencia en el reino vegetal.

Se halla en una mayor concentración dentro de las células, es decir , en la cercanía del proceso vital.

Es por ello, por su íntima relación con el proceso vital y generador de vida, por lo que los lactantes requieren mayores cantidades de este ion. En otro contexto diferente, aunque también de regeneración, la demanda de este elemento se encuentra aumentada en el caso de los tumores proliferativos.

Los medicamentos que se formulen a partir de sales potásicas como los kalium (carbonicum, iodatum, bicromicum, phosforicum, aceticum stibiatum) van dirigidos a favorecer la regeneración.

El  sodio

Es el elemento químico que conduce al cuerpo aéreo (astral) dentro del organismo acuoso (etéreo).  Es un elemento más típico del reino animal y se encuentra presente en tejidos como el nervioso.

Se encuentra en el espacio extracelular, como el plasma, el líquido cefalorraquídeo, la linfa, etc.

Los medicamentos que se formulen a partir de sales sódicas como los natrum van a prescribirse cuando se requiera el control de la vitalidad.

Dinámica centrífuga y contra las leyes de la gravedad del cuerpo etérico

En lo vegetal actúan las fuerzas centrífugas, empujando hacia la periferia, emparentándose con las fuerzas cósmicas. Esto se puede ver en el crecimiento de la planta, el brote crece hacia arriba para encontrarse con el cosmos y hacia abajo para la fusión con la tierra.

Tras la muerte el cuerpo físico se disuelve en el mundo terrestre. Por el contrario, el cuerpo etérico, cuando se desprende del cuerpo físico, se repliega y se dirige al cosmos.

Principio de levedad

Bien es sabido que la manzana que le cayó a Newton durante su siesta bajo el árbol, lo hizo por ser “presa” de la fuerza de la gravedad. Pero, ¿qué fuerza o fuerzas fueron las que hicieron que la manzana llegara hasta arriba?

Desde la ciencia espiritual, la respuesta resulta obvia, ya que son las fuerzas de la levedad etéricas las que hacen que la manzana “suba” hasta la rama. Análogamente con esa misma fluidez se puede observar como un árbol es capaz de evaporar cientos de litros de agua, que extrae mediante sus raíces a varios metros de profundidad de la tierra y que elimina decenas de metros más arriba.

Así se demuestra que la vida solo puede existir cuando se eleva y se opone a la gravedad, que esta dominada por las fuerzas de la muerte. Todo ello se puede observar en las plantas, para lo que proponemos ver el artículo de la trimembración del ser humano.

Polo superior: la forma

En el polo superior del mundo vegetal domina lo vital que es la forma, el color, el aroma, lo ligero, lo menos denso. A su vez, las formas vitales se rigen por las curvas, pudiendo ser redeondeadas, elípticas.

Esa forma, además, no es constante y cambia con el tiempo debido al dinamismo de la forma.

Polo inferior: la sustancia

En la parte inferior de lo vegetal, por el contrario, se puede ver mucho más presente la sustancia, la raíz, lignificada. En general, exceptuando algunos tubérculos (nabos, zanahorias, etc), no existe ni color, ni sabor ni olor.

El etérico como equilibrio entre lo terrenal y lo cósmico

En un vegetal lo terrena se expresa en la raíz, teniendo que estar en equilibrio con lo cósmico que se manifiesta en la flor y en el fruto. Esa dos polaridades son sujetadas por el organismo medio foliar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s