Como acompañar a un melancólico

Riesgos del melancólico

El peligro de un temperamento aparece cuando se polariza en exceso y la persona no es capaz de metamorfoseralo pudiendo caer en una unilateralidad que provoque un desequilibrio.

Se pueden observar las características de un melancólico en este artículo.

Peligros a nivel psicológico

Esta percepción del mundo como hostil le puede llevar a encerrarse en sí mismo. Además este volcarse hacia el interior lo hace sumido en el dolor y la pena. Si esto se prolonga existe el riesgo de que acabe cayendo en una depresión.

Si su pensar obsesivo no es reconducido puede llevarle a un ensimismamiento y un egoísmo

Esa tendencia a la autoobservación también le hace sufrir y puede llegar a convertirles en hipocondríacos.

A veces, esa percepción de los peligros del mundo que les rodea les lleva a ser pusilánimes y vivir a la defensiva.

Peligros a nivel físico

La falta de confianza en el mundo que le rodea, condiciona su espiración. Cuando no se elimina todo el aire que se tiene dentro, no queda suficiente espacio para poder inspirar aire. Esto se traduce en asma. Esta patología se puede agravar cuando el melancólico no se encuentra seguro en su entorno ya sea en el familiar como en el colegio.

La preponderancia del cuerpo físico y sus dinámicas propias del mundo mineral hacen que este tipo de temperamento posea una tendencia hacia la esclerosis y el endurecimiento, ya sea en articulaciones como en otros órganos vitales.

Fortalezas de un melancólico

Su sensibilidad hacia el sufrimiento hace que, cuando sale de sí mismo por una metamorfosis de este temperamento posea unas enormes dotes para percibir el dolor ajeno en cuanto asoma.

Además esa relación con la lástima que han desarrollado internamente, también pueden metamorfosearla en una verdadera compasión.

Requieren de un reconocimiento hacia toda la ayuda que hayan podido prestar, puesto que para ellos el salir de sí mismos ha supuesto un enorme esfuerzo, mayor que para otras personas.

La introspección, tan mantenida en el tiempo, les puede conducir a unas altas cotas de búsqueda espiritual.

Además son personas con una gran sensibilidad y que muestran una gran delicadeza.

Como acompañar al melancólico

Es en la infancia, en concreto en el segundo septenio (7 a 14 años) cuando se expresan los temperamentos que llevamos. También es en ese momento en el que se puede actuar para permitirle al temperamento no quedarse encerrado, sino en ser metarmofosearse por la Quintaesencia aristotélica.

Educación

En la educación de los temperamentos Rudolf Steiner hace un especial hincapié en educar desde aquello que está presente y no desde lo que falta.

En las escuelas Waldorf se suele sentar a los niños melancólicos juntos, dado que empatizan y, al mismo tiempo les hace saturarse de tanta melancolía.

Acercarse desde el sufrimiento

Aquellas personas que quieran tener un cierto papel de influencia en un niño melancólico deben acercarse a ellos desde una experiencia de acontecimientos de dolor ya superadas. Para estos niños es importante que los que les quieran acompañar puedan testimoniar que han pasado momentos en los que han sufrido mucho, ya que esto les lleva a conectar con su interior.

Igualmente resulta muy beneficioso para ellos si se les acompaña en esa pesadez que sienten ante las dificultades del mundo y entenderles en esa enorme dificultad que ellos sienten.

Favorecer la compasión hacia otros

A los niños melancólicos se les puede dirigir hacia desarrollar la compasión por los otros. Brindarles la oportunidad de dedicarse a otras personas que están sufriendo.

INVITARLES A LEER BIOGRAFÍAS

Una buena estrategia, especialmente a partir de los 12-14 años, puede ser la de indicarle la lectura de biografías de personajes que tras sufrir grandes reveses han conseguido superar esas dificultades.

Sacarles de ese victimismo

Hacerles consciente de que el mundo no es difícil, sino que es él quien lo vivencia de esa manera.

Resulta muy conveniente sacarles de ese victimismo, que ellos han creado para comunicarse con el mundo, mostrándole de una manera, lo más objetiva posible, que el universo no conspira en su contra como podrían ellos llegar a creer.

El objetivo pedagógico ante este tipo de niño deberá ser el de despertarle un genuino interés hacia el mundo y que cambie la visión que tiene de este.

Juntar a dos melancólicos

Los niños ante el dolor de otro niño de igual temperamento pueden reaccionar de dos maneras. Aburrirse de tanto lamento, algo que les puede llevar a una reflexión de espejarse y verse en igual actitud. Observar que el dolor ajeno también es intenso y desarrollar

Recomendaciones

Alimentación

Comidas leves, ricas en frutas y sabores dulces tipo miel, melaza. El objetivo es el de disolver ese endurecimiento corporal.

También son recomendables los alimentos procedentes de raíces, especialmente las dulces como la zanahoria.

Por el tema de sus problemas de respiración debe emplear alimentos que procedan de la región media de las plantas, hojas como espinacas, acelgas, lechuga, repollo.

Para estimular el organismo calórico, ya se ha dicho que los melancólicos son frioleros se pueden emplear condimentos como especias de la familia de las labiadas (tomillo, albahaca, mejorana, salvia, romero, orégano, etc).

Por su debilidad digestiva serán más aconsejables las carnes blancas y pescados que las carnes rojas.

Como fuente de hidratos de carbono se puede emplear el maíz.

Se deben evitar alimentos procesados, desvitalizados comos son los azúcares y harinas refinadas, ya que eso refuerza su tendencia mineralizante y no favorecen su vitalización que ellos requieren por la baja manifestación de su cuerpo etérico.

Otras pautas

Cantar es una actividad muy beneficiosa porque le ayuda a expresar su vida interior y activa el sistema respiratorio. En cuanto a la música lo ideal es que empleen los instrumentos de cuerda.

Son niños que suelen mejorar mucho con la euritmia curativa.

Deben sentarse cerca de la luz, junto a la ventana (por la luz) para que de alguna manera compensen esas oscuridad que ellos perciben en el mundo exterior.

Además suelen ser frioleros, por lo que deben abrigarse bien. También se les puede despertar el organismo calórico a través de fricciones y baños con aceites esenciales

Estimular la actividad física, sobre todo los juegos de equipo por su carácter social. También es aconsejable la práctica de la natación por los problemas de espalda y porque no se halla sujeto a la acción de la gravedad.

Profesiones ideales para un melancólico

El temperamento melancólico que ha conseguido desarrollarse hasta poder obtener fructificar permite a la persona desempeñar profesiones que atienden al sufrimiento ajeno como puede ser la medicina, la enfermería, la psicología, el coaching o cualquier terapia.

La capacidad de introspección y la búsqueda de espiritualidad les hace interesarse por la filosofía y la teología.

Su sensibilidad y su conocimiento del mundo del sufrimiento les puede llevar a desarrollarse en el mundo del arte y de la poesía.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .