Farmacia antroposófica

Antroposofia, Medicina antroposófica, Medicamentos antroposóficos

La trimembracion en la planta y su correspondencia con la trimembración en el ser humano

Deja un comentario

Natural world

Triformación planta- Ser humano

Ya se ha hablado en este blog de los tres sistemas que componen el cuerpo humano.

Pero no sólo el ser humano está triformado, también el vegetal lo está. Sin embargo, para encontrar esas equivalencias ha de invertirse la planta.

Asi queda:

bd83ad7be8El  polo neurosensorial del ser humano  equivale a la raíz de la planta: el polo metabólico equivale al polo frutal-floral y el sistema rítmico del ser humano, que media entre  ambos, lo encontramos en la planta en la zona foliar y del tallo.

Polo neurosensorial (ser humano) – polo radicular (planta)

En una primera observación pareciera que existe poca conexión entre la zona de la cabeza del ser humano (que se sitúa en la zona superior del hombre) y la raíz de una planta (que se encuentra en la zona inferior de la misma).

Relación polo cefálico – raiz

Desvitalizadas, duras y mineralizadas

Tanto la cabeza con su cráneo, como lo radicular en la planta  presentan un alto grado de mineralización. Los alquimistas se refirieron a ello como el polo salino. Este es la expresión de los elementos tierra y agua.

La recogida de datos a través de los sentidos ha de estar desprovisto de sentimientos, emociones y voluntad, al igual que la absorción de sales no debe quedar bajo el influjo de otras fuerzas cósmicas.

Raíz y polo cefálico ponen elementos muertos a disposición de la vida. Así, las impresiones sensoriales pueden ser vitalizadas bien mediante la recreación de un sentimiento, o bien mediante un acto de voluntad. Por ejemplo, al ver algo con nuestro ojo respondemos con un movimiento. Y en el caso de la planta, las sales y los elementos minerales de la tierra se absorben para ser vivificados.

Cuando lo radicular se impone, lo que aparece es la esclerosis.

Superación de la gravedad por lo radicular cefálico

Ni la raíz ni la cabeza están sometidas a  la gravedad.

En su crecimiento se hunden las raíces en la tierra, pero no debido a su peso, sino por su geotropismo,

Todo lo contrario, en esta parte se produce la absorción y ascenso de agua y sales minerales oponiéndose hacia arriba en dirección al resto de la la planta superando el efecto de la fuerza gravitatoria.

Esto se debe a que las fuerzas etéricas se contraponen a las leyes de la gravedad. Aunque la tendencia de las fuerzas etéricas que dominan en la planta son de naturaleza centrífuga, en esta parte de la planta (la más cercana al cuerpo físico), todavía poseen dinámicas de absorción de agua  y nutrientes. Ello ocurre en el exterior, porque nada más ser absorbidos tanto el agua como los nutrientes, se dispersan por la planta.

Diferente es la manera en la que el ser humano en el polo neurosensorial consigue “vencer” las leyes de la gravedad. En el ser humano el cerebro flota en el líquido cefalorraquídeo, y es por ello y por el principio de Arquímedes, por lo que se reduce su peso real. Así es como el cerebro, como órgano espiritual del ser humano, se sustrae a la fuerza de la gravedad.

Medicamentos

Existen una gran cantidad de medicamentos que proceden de las raíces de las plantas. Estos se dirigen a tratar patologías relacionadas con el polo neurosensorial.

Estos son preparados mediante el calor, dada la dureza de la raíz y, en caso de ser necesario, mediante la  potenciación.

Polo metabólico (ser humano) – polo floral (planta)

La flor

En la flor domina la forma sobre lo material. En ella aparecen nuevas configuraciones como lo campanodide, lo esférico, lo tubular, etc, que asemejan al mundo animal. Además, en el polo floral de la planta se cuenta con propiedades como la variedad en el color, el aroma, el sabor, que en condiciones normales no existen en el resto de la planta. Para los alquimistas el polo floral suponía el polo sulfúreo.

El desarrollo floral es una expresión de lo aéreo y del calor. Las fuerzas que dominan este proceso (que son las fuerzas astrales que no llegan a penetrar) se quedan en el exterior y desde lo ahí lo dirigen.

Así, se puede ver en este polo floral el mayor contacto con el mundo animal. Dicho contacto con el mundo animal sucede por un lado, en el hecho de atraer la flor a los insectos para distribuir su polen, o por otro lado al constituir los frutos parte de la dieta de herbívoros y omnívoros.

Esta relación de las flores con lo anímico se plasma de manera no casual en el hecho de que los seres humanos desde tiempos remotos  las hayan utilizado para expresión de todo tipo de sentimientos en los momentos capitales de la vida, nacimento, amor, muerte….

Tanto en las plantas como en el ser humano el polo metabólico-floral es el polo encargado de la reproducción. Sin embargo, así como en el hombre el polo metabólico es la zona de mayor vitalidad, en la planta ocurre lo contrario. A medida que se asciende por el tallo y se acerca uno a la flor, las hojas disminuyen de tamaño y presentan un aspecto más apagado y seco.

En las flores dominan las fuerzas caóticas. Tanto es ello así, que cuando las flores se han cortado de su tallo, comienzan en seguida a marchitarse. Es como si la falta de vitalidad fuera el peaje a pagar por su extraordinaria belleza.

El fruto y la semilla

Tras esta expansión floral aparece una sustancialización frutal y una máxima compresión en la semilla. La semilla es la esencia de la planta. Es por eso, por lo que la semilla es la única parte vegetal de la planta en la que se puede encontrar aceite (como vehículo del yo). La semilla se ha formado después de que el sol haya estado radiando sobre la planta todas sus fuerzas cósmicas.

De esta parte de las plantas provienen  la mayoría de los alimentos: las frutas en sí (mayoritariamente de la familia de las rosáceas), los importantísimos cereales y los aceites (que se obtienen por extracción mecanica a partir de las semillas).

Las semillas provienen del calor y es por ello por lo que se forman en otoño tras haber recibido la planta el calor del verano. Sin embargo, para preservar ese “fuego” se rodean de lo más mineral en la planta, algo que recuerda a lo salino que nos encontramos en las raíces. Y solo será en presencia de agua (lo mercurial) como volverán a darse los tres principios, naciendo de nuevo un ejemplar de la planta al año siguiente.

Medicamentos del polo metabólico vegetal

Las frutas forman una gran parte de nuestra dieta. De las semillas se obtienen los aceites también muy relacionados con el concepto metabólico a través de la alimentación.

Sistema rítmico (humano)-Sistema foliar (Planta)

La disposición de las hojas en el tallo se asemeja a la anatomía de la columna vertebral del hombre. Ello supone la expresión de lo mercurial que para los alquimistas es el lugar donde se junta lo aéreo con lo acuoso.

Esta capacidad de mediación se puede observar en la aparición de la dimensión horizontal.

La planta puede ser considerada de alguna manera como una hoja que se ha ido metamorfoseando en sus dos extremos, por un lado, en la raíz y, por otro lado, en el polo floral frutal.

Para Rudolf Steiner el tronco de un árbol se considera como suelo emergido y no como una parte de la planta propiamente dicha. Por ello, una contemplación de una planta de gran porte comienza eliminando la parte del tallo o tronco.

La respiración en los seres humanos, los animales superiores y las plantas

En la zona del medio o polo foliar se produce en todos seres vivos la respiración, aunque se desarrolla de manera opuesta.

En la planta se consume el dióxido de carbono:

6CO2 + 6H2O —–> C6H12O6 (Glucosa) + 6O2 + H2O

Por el contrario, en el ser humano se consume en los pulmones el oxígeno que se toma del aire atmosférico y se libera dióxido de carbono.

Existen estudios que indican que si no existiera respiración animal y humana, el dióxido de carbono desaparcería en unos pocos años. Las plantas necesitan de los animales y los seres humanos para vivir, y la relación de estos con los vegetales es evidente observando la caden trafica. Por lo tanto, podemos hablar de una mutua dependencia.

La clorofila y la hemoglobina

Los dos pigmentos que realizan la respiración en el mundo vivo presentan grandes similitudes y algunas polaridades.

Observando su estructura:

https://i1.wp.com/www.centrokwan.org/fotos/clorofila_hemoglobina.jpg

Se observa que ambas presentan una disposición formada por cuatro anillos, (conocida como tetrapirrólica), dejando en el centro un espacio en el que sitúa un metal.

Y es en esa parte donde aparecen sus polaridades. Mientras en la clorofila aparece el magnesio, en la hemoglobina se encuentra el hierro.

Es importante destacar que la clorofila en su proceso bioquímico de formación, lo hace en presencia del hierro, aunque luego deja su lugar al magnesio.

La presencia de estos metales les dota de una polaridad cromática. Mientras el pigmento humano tiñe de rojo la sangre, el pigmento vegetal dota de verdor a hojas y tallos. No es casualidad que estos dos colores sean lo que se conocen como complementarios. Además, ambas sustancias dan el color inverso si se les somete a un proceso de fluorescencia.

Medicamentos que se usan para tratar el sistema rítmico

Los medicamentos que tratan el sistema rítmico, corazón y tracto respiratorio provienen de hojas y tallos.

Por ejemplo, gran parte de los aceites esenciales de las labiadas tienen su origen en las hojas y tallos de estas plantas

También los glucósidos cardiotónicos, empleados en la terapia convencional para tratar la insuficiencia cardiaca, proceden de de las hojas de la Digitalis purpúrea.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s