¿Como saber cual es mi temperamento?

Mediante unas sencillas preguntas uno puede saber cuál es el temperamento, o cuales son las tendencias. No se trata de nada científico, sino que se debe abordar como un juego, desde lo lúdico, algo que permite descubrir la realidad mucho mejor que con el simple análisis.

¿Como saber cual es mi temperamento?

A cada respuesta se enlaza el temperamento que corresponde a esa opción

Manera de caminar

El caminar de una persona es una de las señales que con mayor facilidad pueden hacer presumir un temperamento u otro:

Paso saltarín, evitando la línea recta y desviándose con facilidad para mirar cualquier cosa que le interese.

Caminar lento, arrastrando los pies pudiendo parecer cansado, pero con la cabeza agachada por posar la mirada en el suelo.

Pasos firmes y seguros con una dirección muy determinada, sin admitir fácilmente desvíos.

Un andar lento, y perezoso moviéndose lo estrictamente necesario tanto en la cantidad de músculos a mover, como en las distancias a recorrer.

Gestualidad

En función de cómo se acompañe de sus movimientos corporales a la hora de hablar también se puede deducir un tipo de temperamento u otro

Gestos firmes y enérgicos.

Ligeros gestos y como dejándose llevar sin poner energía en ellos.

Tratando de contagiar lástima a la hora de hablar.

Variados y enfatizando cada palabra y cada diferente estado de ánimo.

Virtud

Transmite gran calma a los demás y aporta la paciencia que parece faltarle a otros.

Muestra un interés amoroso hacia los demás y trata de arreglar los conflictos.

Son capaces de acoger el sufrimiento ajeno, el cual se pueden imaginar a la perfección.

Muestra valentía y arrojo, tanto ante los problemas, como a la hora de tomar decisiones.

Defecto

Con facilidad se queja pudiendo llegar a pensar que es la persona con peor suerte del mundo.

Se deja invadir con cierta facilidad por la pereza, la apatía y la indolencia.

Con demasiada frecuencia se deja llevar por la impulsividad.

Puede sufrir ataques de ira y reacciona con un enfado de manera muy rápida, aunque se le pase muy rápido.

Provoca en los demás

Falta de confianza ya que es capaz de mentir y faltar a la verdad con cierta facilidad

Puede hacer sentir a la persona que no le está interesando ni lo que le ocurre ni lo que le cuenta por su manifiesta insensibilidad, que le puede hacer hasta parecer cruel.

A veces las personas le temen por su violencia

Se regodea en el sufrimiento, pudiendo llegar al masoquismo, y también transmitírselo a los demás

Fase de la vida preferida

En función de cuál sea la edad de la vida, pasado, presente o por llegar en la que uno se considere uno más cómodo,o con la que uno mejor se identifica, independiente de los acontecimientos de la vida.

Infancia

Juventud

Madurez

Ancianidad

Estación del año favorita

Invierno

Primavera

Verano

Otoño

Manera de respirar

La respiración muestra la esencia de la persona. Se encuentra en el sistema rítmico, por lo que se puede decir que equilibra el pensamiento y el metabolismo. Además se puede inducir de tal manera que a voluntad y pensando en ella podemos alargar o acortar tanto la inspiración como la espiración.

La relación entre la respiración y los temperamentos me la mostró Sandra Bermejo, presidenta de la asociación de biógrafos de España.

La ventaja es que podemos ver cómo nos sentimos forzando la respiración de las diferentes maneras que se describen a continuación. Eso también puede aportar claves para ver en cuales nos sentimos cómodos y den cuales sentimos cierta molestia.

Inspiración corta y espiración prolongada

Respiración entrecortada, inspiración, pausa, inspiración, espiración, pausa, espiración

El tiempo de la inspiración dura exactamente lo mismo que la espiración. (Se puede contar mentalmente)

Inspiración más prolongada espiración corta y potente 

Mirada

Sandra Bermejo, presidenta de la asociación de biógrafos de España, también incide en la mirada de la persona para poder deducir una tendencia hacia un temperamento:

Mirada enfocada al futuro inmediato

Mira sin interés, con cierta dispersión. Sin chispa

Mirada hacia abajo

Al entrar en una habitación es capaz de verlo todo de un vistazo, porque lo lleva a cabo con una mirada saltarina.


El melancólico-colérico

El melancólicocolérico

En este caso se unen dos polaridades representadas por la tierra y el fuego. La primera puede llegar a apagar al fuego, pero ambas unidas pueden dar resultado a algo tan útil como el barro cocido de muchas vajillas que nos permiten sostener nuestros alimentos.

Cuando la combinación melancólicocolérico se potencia

Generalmente suele ser la parte colérica la que sale en rescate de la melancólica detenida y sumida en la pesadumbre, tratando de aportar el coraje y la energía necesarias para poder sacarlo de ahí.

Cuando este “rescate” se logra aparece en el horizonte una persona con energía y con un profundo conocimiento del dolor humano. Así son capaces de conectar con el sufrimiento ajeno, más allá del propio, y pueden convertirse en hombres y mujeres que con gran arrojo dan su vida por los demás, ya sea yéndose de misiones a países en vías de desarrollo o liderando movimientos de lucha para combatir las injusticias y desigualdades.

Asimismo la parte de tierra puede poner el peso suficiente para ayudar a frenar los impulsos del colérico y a que lidere teniendo en cuenta el sufrimiento que pueden provocar sus acciones cuando estas no son frenadas a tiempo.

¿Cuando puede resultar la combinación melancólicocolérico un problema?

Estos dos temperamentos tan contrapuestos no pueden actuar conjuntamente por lo que lo hacen de manera episódica. El peligro es que al pasar de una polaridad a otra puedan aparecer abruptos bandazos. Estos desorientan a aquellas personas que conviven con los melancoléricos y a ellos mismos no les permiten un desarrollo armónico. Son personas que viven en los extremos del todo o nada, del blanco o negro, sin grises, del estás conmigo o contra mí. Existe un riesgo, por tanto de caer en la ciclotimia y en casos extremos puede, incluso llevarles a trastornos maníaco-depresivos.

Acompañar al melancólico-colérico

Puedes leer:

Como acompañar a un melancólico

Como acompañar a un colérico

Se le puede ayudar para que ese “rescate” del melancólico por parte de su aspecto colérico se haga con cuidado. En el caso de los niños se les puede enseñar como mostrar su enfado antes de que el enfado les arrebate. Se debe tener en cuenta, que en caso de que las consecuencias de un posible arrebato sean perjudiciales para alguien de su alrededor la parte melancólica se podrá hundir más en su latiguillo de “siempre lo hago mal” y en su victimismo.

La mejor manera de acompañar a estos niños es que encuentren a una persona con la autoridad que le otorga la vida por haberse hallado él también en situaciones de gran dolor.

Es conveniente no descuidar a ese niño melancólico que siempre va a quedar en su interior y dotarle de maneras para expresar de manera sana y armónica ese abatimiento. El medio ideal para hacerlo será el arte.

El melancólico-sanguíneo

El melancólicosanguíneo

Son dos temperamentos aparentemente contrapuestos, uno, el melancólico ensimismado y otro, el sanguíneo, pudiendo perderse con facilidad en el mundo. Por ello, estas dos polaridades pueden compensarse o, por el contrario, producirán continuos desajustes levantando una ventolera de polvo (tierra y aire).

Una mirada desde los órganos

Desde el punto de vista de la medicina antroposófica los riñones son los encargados en el ser humano de dirigir la respiración. Así los pulmones efectúan el proceso, pero este es conducido por los riñones. Así pues y proyectando esta visión fisiológica propia de la ciencia espiritual sería el temperamento sanguíneo (riñones) el que va dirigir las acciones de la tendencia melancólica (pulmones). Desde la óptica de la ciencia espiritual se indica el camino de como poder sacar de su ensimismamiento al indivíduo pulmón hacia su conexión con el mundo.

Cuando la combinación melancólicosanguíneo se potencia

La parte sanguínea puede airear al melancólico encerrado en sí mismo, permitiéndole así aligerar sus penas.

La parte melancólica, por otra parte, permite a la más sanguínea asentarse sobre la tierra y favorece su aterrizaje enfocando su interés en aspectos concretos de la vida,impulsando la mirada interior.

Esta combinación permite poseer una sensibilidad dotada de una ligereza. que hace que estas personas no se pierdan en la acción ni se quedan en la autocomplacencia.

Pueden ser solidarios ya que se combinan el profundo conocimiento del dolor con un interés activo por el otro. Así pueden tener la empatía que les lleve a conectar con el sufrimiento ajeno, y dirigirlo a poder superar y ventilar para que no se queden en “reconcomerse” sino que puedan salir con un alegre aprendizaje realizado.

Pueden ser solidarios ya que se combinan el profundo conocimiento del dolor con un interés activo por el otro. Así pueden tener la empatía que les lleve a conectar con el sufrimiento ajeno, y dirigirlo a poder superar y ventilar para que no se queden en “reconcomerse” sino que puedan salir con un alegre aprendizaje realizado.

¿Cuándo puede resultar la combinación melancólicosanguíneo herido un problema?

La cara oscura de esta combinación de temperamentos es su tendencia hacia convertirse en salvadores continuos del mundo Esto se debe a que, por su impaciencia, y su adicción al cambio fuercen a la persona a la que están ayudando a que salga inmediatamente del dolor que ellos mismos conocen bien. Con esto impiden que transite de manera completa por sus experiencias dolorosas queriendo evitárselo y restando con ello los aprendizajes que estas vivencias negativas aportan.

Acompañar al melancólicosanguíneo

Puedes leer:

Como acompañar a un melancólico

Como acompañar a un sanguíneo

Para evitar esa “tendencia salvadora” antes descrita sería bueno que leyeran los órdenes de ayuda que Bert Hellinger regaló al mundo.

Se les puede guiar desde la experiencia de alguien que ha padecido un alto grado de sufrimiento a ver los tesoros ocultos que existen y el aprendizaje que se puede obtener de las situaciones difíciles. Haciéndolo siempre con un amor explícito.

El melancólico-flemático

El melancólicoflemático

La unión del agua y tierra puede producir barro.

Son dos temperamentos que llevan a la persona a mirar hacia el interior de uno mismo. Esto le dota de un amplio mundo propio, a la vez que de un cierto desinterés por lo que les rodea.

Cuando la combinación melancólicoflemático se potencia

Los melancólicoflemáticos poseen un enorme y rico mundo interior, llegando a ser grandes conocedores de sí mismos. Esto se puede convertir en sabiduría acerca del alma humana, aunque sea la propia y les puede llevar a ser grandes poetas y escritores de la intimidad interior. Por esta misma razón pueden llegar a ser grandes consejeros

Son personas fieles y quien se echa un amigo con esta combinación de temperamentos puede estar seguro de que lo tendrá de por vida.

También serán buenos artesanos capaces de crear obras que requieran paciencia y llenas de sensibilidad.

¿Cuando puede resultar la combinación melancólicoflemático un problema?

Esta unión de temperamentos si no se trabaja adecuadamente puede llevar al individuo a hundirse en el lodo, combinación de la tierra melancólica con el agua del flemático.

En su extremo puede llegar a manifestarse de manera patológica en una depresión más o menos latente.

La calma y la desidia propias del flemático unidos a un exceso de autoobservación del melancólico hace que la persona se quede en mirar el dolor propio sin tener la energía para poder superarlo

Puede resultar difícil sacarles de su mundo interior en el que, aunque no se encuentren a gusto tienden a quedarse.

El peor de los escenarios es cuando esta persona que sufre por su tendencia melancólica quiera compensarlo con la inmediata búsqueda del placer de su parte más flemática. Esto le puede llevar a adicciones y a conductas autodestructivas.

Acompañar al melancólicoflemático

Puedes leer:

Como acompañar a un melancólico

Como acompañar a un flemático

Se debe ayudar a estas personas a que salgan de este ensimismamiento generándoles interés por el mundo externo que parecerían no necesitar. Para ello es bueno invitarles a leer poesía y cuentos, donde el héroe suele ser, al inicio, un tipo, como ellos ensimismado y algo vago, que acaba superándose a sí mismo para llevar a cabo su gesta.

No solo se les debe invitar a leer, también a escribir poesías y cuentos que pongan de manifiesto su sabiduría interior. La persona que les acompañe les debe hacer llegar que él también ha padecido los embates de la vida y que por eso puede entenderles, sin que les reste a ellos el protagonismo en su sufrimiento.

Es muy positivo favorecerles las relaciones con amigos para que estos “de igual a igual” les contagien el interés por el mundo que ello carecen..

Su gran capacidad de analizar por su introversión y su constancia pueden ser empleados por un colérico para ser llevada a la acción. Por lo que combinar personas con estos temperamentos si se logran armonizar puede dar grandes resultados en un equipo. Para ello siempre se deberá cuidar que la fogosidad del colérico no queme al melancólicoflemático.

Trabajar con los temperamentos

Trabajar con los temperamentos

De poco nos servirá saber qué temperamento predomina en nosotros si esto no nos sirve para poder desarrollarnos como personas

Los temperamentos no son una etiqueta sino un posible arranque para conocer a una persona

Al encontrarnos con una persona debemos ser conscientes que solo percibimos de él su naturaleza externa, siendo lo que queda en su interior mucho más profundo. Así existen tantos enigmas como hombres, entonces cuando hablamos de temperamentos deberemos ser conscientes de que no es más que una manera de acercarnos a una parte de su esencia. Jamás estos serán una etiqueta y mucho menos se deben justificar comportamientos propios o ajenos por el hecho de poseer uno u otro temperamento.

Acompañar a los niños en su camino

Esta no es una página de pedagogía y se encuentran en la red algunas mucho mejores que pueden dar las claves para acompañar desde el enfoque Waldorf este tema.

En cada uno de los temperamentos melancólico, flemático, sanguíneo y colérico se encuentran desarrolladas la manera de trabajar con los cada temperamento de manera concreta. En esta parte basada en el ciclo de conferencias de Rudolf Steiner en Berlín en marzo de 1909 bajo el nombre de los cuatro temperamentos (GA 57) se dan las pautas generales

Guiar el desarrollo de los temperamentos de los niños es una de las tareas fundamentales para padres y educadores. Lo primero que se debe tener en cuenta es lo que hay y no echar de menos lo que no hay. No se trata de dar consejos ni, mucho menos, pautarlos, porque el acompañar niños es un arte, que ha de ser experimentado, aunque estas líneas puedan aportar algunas claves para ello.

EL NIÑO melancólico

El niño melancólico requiere que aquella persona que quiera educarle haya sufrido ciertos embates de la vida y haya pasado por circunstancias difíciles. Para aprender de alguien ha de sentir que su mentor ha padecido verdaderos dolores. Al melancólico no le podemos eliminar su capacidad de sufrimiento y de vivir en la autolástima, porque son inherentes a él. Por ello, se le deben mostrar situaciones dolorosas en el exterior que puedan justificar esos sentimientos para que salga de su mundo interior de dolor y reconozca esa desgracia en otras personas.

Leer más

El niño flemático

El niño flemático requiere, más que en otros casos, compañeros de juegos, a ser posible con intereses múltiples y variados, porque estos amigos serán los que ayudarán a este niño indolente a despertarse. Es como su alma fuera capaz de adoptar los intereses que le reflejen las almas ajenas.

Leer más

El niño sanguíneo

A este tipo de niños hay que tratar de despertar su interés, pero no forzándolos a un aprendizaje anclado a una silla. La manera más eficaz y que más evolución desarrolla en estos niños es el hecho de explicitarles cariño. Todos los pequeños demandan cariño, pero los sanguíneos, niños entre los niños, lo requieren todavía más. Todo lo que se haga debe despertar el amor en ellos y se debe hacer que hasta los objetos provoquen ese tipo de sentimiento en ellos.

Leer más

El niño Colérico

El niño colérico requiere reconocer y valorar a la persona que le está educando. Él debe tener el convencimiento de que esa autoridad comprende y vive aquello que está tratando de inculcar y que cuando habla lo hace de una manera competente y coherente.

También son personas que requieren retos en la vida, por lo que no se les deben evitar las dificultades de cualquier proceso.

Leer más

Autodesarrollo en el adulto

Una persona se puede desarrollar de manera limitada mediante el empleo de sus capacidades intelectuales. De poco sirve saber lo correcto, sino se lleva a cabo y, a ser posible de manera continuada y con un ritmo adecuado, ya que esta es la única manera para que el cuerpo etérico lo pueda aprender.

Las fuerzas del pensar son las menos indicadas para modificar un temperamento. Lo que sí se puede es modificar las circunstancias para lograr un mejor desarrollo personal. Así

El melancólico deberá buscar sufrimientos y dolores ajenos que por tener mayor intensidad puedan hacerle olvidar los propios y le ayuden a trabajar la compasión.

Los flemáticos deberán llegar a tal aburrimiento que le haga soltar la indolencia que les acompaña en su vida.

El adulto sanguíneo puede generarse experiencias diferentes para mantenerse suficientemente interesado en la vida.

El colérico ha de encontrar circunstancias en las que sus pataletas sean tan absolutamente inútiles, para que vaya aprendiendo a que estas no le ayudan en nada a lograr obtener sus deseos.

Al igual que en los niños siempre se trabaja con aquello que hay y no con aquello de lo que se carece.